Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A TUMBA DEALl- EELlUS (CUENTO) Era en aquel tiempo- -dijo el escultor G- aroía- -en que me dedicaba, para conquistar el pan, á restaurar imágenes y dorar altares, corriendo de este modo casi todo el reino de Valencia. Tenía un encargo de importancia: restaurar el altar mayor de la iglesia de Bellús, obra pagada con cierta manda de una vieja señora, y allá fui con dos aprendices, cuya edad no se diferenciaba mucho de la mia. Vivíamos encasa del cura, un señor incapaz de reposo, que apenas terminada su misa ensillaba el macho para visitar á los compañeros de las vecinas parroquias, ó empuñaba la escopeta, y con balandrán y gorro de seda salía á despoblar de pájaros la huerta. Y mientras él andaba por el mundo, yo, con mis dos compañeros, metido en la iglesia, sobre los andamios del altar mayor, complicada fábrica del siglo XVIT, sacando brillo á los dorados ó alegrándoles los mofletes á todo un tropel de angelí tos que asomaban entre la hojarasca como ohicuelos juguetones. Por las mañanas, terminada la misa, quedábamos en absoluta soledad. La iglesia era una antigua mezquita de blancas paredes; sobre los altares laterales extendían las viejas arcadas su graciosa curva, y todo el templo respiraba ese ambiente de silencio y frescura que parece envolver á las construcciones árabes. Por el abierto portón veíamos la plaza solitaria inundada de sol; piamos los gritos de los que se llamaban allá lejos, á través de los campos, rasgando la quietud de la mañana, y de vez en cuando las gallinas entraban irreverentemente en el templo, paseando ante los altares con grave contoneo, hasta que huían asustadas por nuestros cantos. H a y que advertir que, familiarizados con aquel ambiente, estábamos en el andamio como en un taller, y yo obsequiaba á aquel m. undo de santos, vírgenes y ángeles inmóviles y empolvados por los siglos, con todas las romanzas aprendidas e n m i s noches de paraíso, y tan pronto cantaba á la celeste Aída como repetía los voluptuosos arrullos de Fausto en él jardín. Por esto veía con desagrado por las tardes cómo invadían la iglesia algunas vecinas del pueblo, comadres descaradas y preguntonas que seguían el trabajo de mis manos con atención molesta, y hasta osaban criticarme por si no sacaba bastante brillo al follaje de oro ó ponía poco bermellón en la cara de u n angelito. La más guapetona y la más rica, á juzgar por la autoridad con que tra i taba á las demás, subía algunas veces al andamio, sin duda para hacerme sentir de más cerca su rustica majestad, y allí permanecía, no pudiendo moverme sin tropezar con ella. El piso de la iglesia era de grandes ladrillos rojos, y tenía en el centro, empotrada en un marco de piedra, una enorme losa con anilla de hierro. Estaba yo una tarde imaginando qué habría debajo, y agachado sobre la losa rascaba con un hierro el polvo petrificado de las junturas, cuando entró aquella mujerona, la siñá Pascuala, qno pareció extrañarse mucho al verme en tal ocupación. Toda la tarde la pasó cerca de mí, en el andamio, sin hacer caso de sus compañeras que parloteaban á nuestros pies, mirándome fijamente mientras se decidía á soltar la pregunta que revoloteaba en sus labios. Por fin la soltó. Quería saber qué hacia yo sobre aquella losa que nadie en el pueblo, ni aun los más ancianos, habían visto nunca levantada. Mis negativas excitaron más su curiosidad, y por burlarme de ella me entregué á un juego de muchacho, arreglando las cosas de modo que todas las tardes, al llegar á la iglesia, me encontraba mirando la losa ó hurgando en sus junturas. Di fin á la restauración, quitamos los andamios; el altar lucía como una ascua de oro, y cuando le echaba la última mirada, vino la curiosa comadre á intentar por otra vez hacerse partícipe de mi secreto. -Digameu, pintor- -suplicaba. -Guardaré el secret. Y el pintor (así me llamaban) como era entonces un joven alegre y había de marchar en el mismo día, encontró muy oportuno aturdir á aquella impertinente con una absurda leyenda. La hice prometer un sinnúmero de veces, con gran solemnidad, que no repetiría á nadie mis palabras, y solté cuantas mentiras me sugirió mi afición á las novelas interesantes. Yo había levantado aquella losa por arte maravilloso que me callaba, y visto cosas extraordinarias. Primero una escalera honda, muy honda; después estrechos pasadizos, vueltas y revueltas; por fin una lámpara que debía estar ardiendo centenares de años; y tendido en una cama de mármol un tío muy grande, con la barba hasta el vientre, los ojos cerrados, una espada enorme sobre el pecho y en la cabeza una toalla arrollada con una media luna. -Será un moro, -interrumpió ella con suficiencia. Sí, un moro. ¡Qué lista era! Estaba envuelto en un manto que brillaba como el oro, y á sus pies una inscripción en letras enrevesadas que no las entendería el mismo cura; pero como yo era pintor, y los pintores lo saben todo, la había leído de corrido. Y decía decía ¡ah, si! decía: Aquí yaoe Alí- Bellús; su mujer Sarah y su hijo Macael le dedican este último recuerdo.