Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SECCIÓN RECREATIVA SOLUCIONES correspondientes al número anterior. A las charadas: Polavieja. -Tajo. -Gavite. Azabache. -Novio A ía charada en acción: Católico. Al jeroglifico: Vivíparo. A la frase: ADÁN SALAS NADA. A la combinación doble: 1. 2. a liK- FA- LA. -RAFAEIi HAFAEI- -K. -FKASÍSSÍJA CIENCIA RECREATIVA recerá á primera vista, y á seganda si se quiero también, una escuadra, no de instrucción, sino de carpintero, como se ve en Ja figura 2. Se colocan dentro dos figuritas, cada una por su abertura consiguiente, para lo cual no hay más que enterarse por la figura 3. Estas figuras pueden ser á capricho. A nosotros nos ha parecido prudente colocar un jinete á caballo y otro á pie, paro se pueden hacer otras, que nosotros no hemos de ofendernos por ello. Si ei jeven experimemador mira por el agujero de marras estando cerrada la tapadera de la parte de caja donde está el jinete desmontado, no verá la otra figura, naturalmente; pero si alternativamente sube y baja la tan decantada tapadera, entonces la ilusión será perfecta y verá montarse y desmontarse sucesivamente al jinete. El cinematógrafo de salón es, pues, una curiosa experiencia. No hace falta, como decía antes, más que un poco de paciencia y de metro. COMBINACIÓN GEOGRÁFICA POR J. JAB LÓN Sustituir las estrellas por letras de modo que leídas horizontal y verticalmente resulten: 1. río de España; 2. lago de Asia; 3. isla ds Ocaania; i. pueblo de Orense. FUGA 0 B CONSONANTBS POR PERICO Y ESTEBAN e. e. i. a. e. a. a. a a e. a o.i a e. U. 0 01 u. ue u. a u. e. n. o u. o ie. a e. o a. a CONTRARIAS POR L. ARRANZ Y CARNICERO TEROGLÍFICO NEGRO, SABIO, LlIViPIO TRAIDOR, DESPUÉS, ABUNDANTE Hallar seis palabras que expresen lo contrario que las anteriores, y que colocadas en forma de acróstico den por resultado un nombre de mujer. CHAEADAS Prima- dos, tres liegas tarde al todo que va á salir, y es preciso que este encargo vaya con él á Madrid. G. Ayer Gonsuelo Meneses se expresaba de este modo: Dorante los cuatro meses que p Hma- primera en todo, me prima dos- tres de ingleses. V. ARCE Y M. PÉREZ BUZÓN DE ALCANCE ¡7 cabo de Sabaya. -Valen sus pasatiempos, que entran en tumo. Perico y Esteban. -Son aceptables la primera faga de consonantes, la segunda de vocales y la charada número dos. Las otras fugas son malitas, de versos mal medidos, y la primera charada que remiten es más vieja que la tos ferina. Y ya que se reúnen ustedes en el Casino ei barres, más vale que afinen un poquito la puntería. J. J. -Luaena. ¡No es usted nadie para eso de la hidrografía! Si el tiempo se metiera en agua como usted, ¡buena cosecha de impermeables! Entra en turno. Aseret. -Sí, hombre, atrévase usted, pero con cierta discreción. Vale el jeroglífico. Uno de tantos. -Sirve la charada. Vamos, veo que hoy están ustedes en lo firme. Un jeroglífico entra en tumo; el otro, mi querido amigo, pertenece á la categoría de quién es el padre de las hijas del Zebedeo, que tanto gusto dio en años anteriores. Aseret. ¿Usted es el que preguntaba si podía atreverse á mandar pasatiempos? No es una cosa del otro jueves su segundo envío, pero ahí tiene usted á Duran y Bas todavía en el ministerio y nadie dice nada. J. G. -Miajadas. -iPexo hombre, se descuelga usted con una combinación de mil demonios, y además las soluciones no acompañan al pasatiempo! ¿Quiere usted ser tan amable que las remita? Indudablemente se han extraviado. AsentUo. Hilario canta todas las tardes. Esa es la solución de La Pelma, ¿no es verdad? 33- 7 0I NBMATÓ 3 EAFO DH SAIÓN Naturalmente que al hablar de salón no me refiero á ninguno de los que están hoy en moda con conpletistas, gomosos y básculas automáticas de perra gorda. Este os un honesto entretenimiento para las familias, que pueden hacerlo fácilmente con un poquito de paciencia y oído á la caja. En primer lugar se construye una caja de cartón fuerte, sin necesidad de llegar al cartón- piedra, de diez centímetros de un lado y sesenta de largo. Se cierran los dos extremos. Sobre sus dos caras opuestas se practican dos aberturas cuadradas de ocho centímetros en cada lado. Se adaptan cuidadosamente dos tapas, que llamaremos A, por llamarles algo, de nueve centímetros, las que se sujetan con unas visagras. Se corta esta caja en dos partes iguales, como indica la figura 1. Después se hace un agujero en una de las caras laterales, teniendo buen cuidado de qae este agujero esté á cinco centímetros de la extremidad abierta y en medio del centro de la caja. Sobre una inesa se colocan las dos partes de la caja, uniéndolas por la parte oblicua, teniendo cuidado esta vez más que antes de de- jar una hendidura de siete eeníímetros para colocar en ella un cristal verticalmente de unos doce centímetros de alt? Ei aparato pa- FBASE HECHA