Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Instinto de las palomas Está demostrada la falta de exactitnd de las hipótesis generalmente admitidas para explicar la facultad de orientación de las palomas mensajeras. Atribuíase ésta á su vista penetrante, pero se ha comprobado que las palomas saben volver á sus palomares desde distancias de 600 y hasta 1.000 kilómetros, que hacen imposible tal suposición. La altura á que en su vuelo se elevan, no pasa de 200 metros, y aparte las nubes, son muchos los obstáculos que en estas condiciones las impedirían ver puntos tan lejanos. Mrs. Milno Edwards y Cailletet han demostrado con numerosas experiencias que dicha facultad de las palomas es análoga al instinto de los perros para volver á la casa de sus amos ó encontrarlos desde muy lejos, instinto d e l q u e fué una prueba iadmiráble el inexplicado viaje del perro Palomo, que abandonado en Barcelona cuando la guerra de África, fué á buscar á su regimiento y lo encontró en el campamento marroquí. La facultad de orientación no es otra cosa que el instinto, un sentido especial muy obtuso en él hombre y extraordinariamente desarrollado én ciertos animales. Perro postulante Por ser cosa muy común, á nadie choca ver á un ciego guiado por un perro. Los lazarillos Síperfos quedaron iñuy desacreditados desde el tiempo dé las famosas hazañas del de Tormes, y los desgraciados á quienes la falta de vista obliga á implorar la caridad pública, prefieren al lealísimo canis vulgaris de Linneo. Ha habido época y hay lugares en que casi no se concibe un ciego sin su perro. Pero aún más difícilmente puede imaginarse un perro postulante sin ciego ni nada. Ese perro existe: se llama, KM, y ejerce su benéfica misión en los muelles del ferrocarril de Paddington Terminus Stationf en Londres. Uno de los inspectores del Qreat Western Bailway le adiestró, y juzgándolo apto le puso en activo hace cinco años. Desde entonces Tim recorre á diario los andenes de Paddington, llevando colgada al cuello una hucha con este letrero: Para las viudas y huér- fanos del Gr. W. B. Trabaja desde las nueve y media de la mañana hasta las siete de la tarde, postulando de tedos los viajeros, especialmente de los mejor vestidos, á quienes se acerca y llama la atención haciendo sonar la hucha. No es porfiado ni molesto, y de su maña, que corre parejas con su popularidad, basta á dar idea el hecho de que á estas fechas lleva reunido penny á penny, más de nueve mil francos, con los cuales se han remediado no pocos apuros y necesidades. Usos del papel viejo Un periódico americano enumera algunas de las numerosisim. as aplicaciones que puede, darse á los periódicos viejos. T hay que convenir en que además de su misión civilizadora del momento, la prensa resulta de mucha utilidad en la vida práctica. Hecho rollos retorcidos, el papel de periódicos sustituyo á las astillas de tea empleadas para encender el fuego en las cocinas. En casos de urgencia reemplazan á los cristales rotos. Doblados en varios dobleces, pueden servir de plantillas para el calzado, que así resulta más de abrigo. Arrollados á las piernas, sustituyen con ventaja á las medias de lana. Puestos en el suelo, entre el pisó y las alfombras, conservan éstas é impiden que se filtre el polvo entre su tejido. Su impermeabilidad al calor y al aire los hace inmejorables para conservar frescas las bebidas; una botella de champagne frappé, envuelta en un periódico, conserva durante un día entero la misma temperatura. Sirven para hacer cubrecamas económicos. En Londres se ve á menudo que los desgraciados que duermen al aire libre se envuelven en periódicos de un modo muy extraño. El papel de periódicos, en suma, presta servicios muy señalados á quien sabe obtenerlos por aplicaciones prácticas. CHAMKRUN