Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Es indudable que la afición taurina está de pi same. Querrita era en su ai te la primera figura, el astro- rey. Al retiraría no deja sustitutos capaces de maniener á la altura que él lo colocó el prestigio de la lidia; por esto es doblemente sensible su resolución. Caando se retiraron Frascuelo y Lagartijo quedaba él, ya en la plenitud de sus facultades y de su fama; hoy la afición no encuentra una figura sobresaliente en quien poner sus preferencias. La mayor parte de los diestros han abandonado la profesión cuando la edad no les permitía entregarse á ella sin grave riesgo. Guerra, por el contrario, se retira muy joven, cuando aún no había cumplido cuarenta años y ouandb se encontraba en el apogeo de su gloria. Es sin duda muy sensible para el arte taurino que desaparezca esta figura, incomparable, ppio si se recuerda que el torero tiene allá en su casa de Córdoba una madre, una esposa y uní s hijos qua durante doce años han experimentado diarias angustias, no podrá menos de reconocerse que es muy justo que á tantas hcras de inoertidumbre y de ansiedad suceda el reposo, el disfrute tranquilo do las riquezas ganadas con tanto peligro, la vida apacible del hogar para los que apañas han podido paladear estas delicias. LA COLETA DEL GUERBA ¿Qaién este dolor soporta? ¡Señor, qué desolación I Con él muere la afición. ¡el Guerrüa se la corta 1