Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
V -líH- -THjl f- EIN- S DE ESPAÑA i t; DONA ISABEL DE VALOIS TBECBBA ESPOSA DEL BEY D. FELIPE l i Una de las clausulad establecidas en el tratado de Cambray, que se firmó el 3 de Abril de 1559, disponía que el rey de España, viudo dos veces, se casase con la joven princesa de Francia Mad. Isabel, hija del rey D. Enrique I I y de la famosa Catalina de Médicis. El 2 de Abril de 1546 había nacido on Pontainebleau la hija de los monarcas franceses; trece años tenía, por lo tanto, cuando la diplomacia dispuso de su mano, dándola el nombre dnloisimo de doña Isabel de la Paz. El 22 de J a n i o de 1559 se celebró la boda por poderes en la iglesia de Nuestra Señora de París, representando al rey D, Felipe I I el duque de Alba, y dando la bendición nupcial el cardenal Borbón. El monarca castellano andaba entonces por Flandes, y no regresó á España hasta Septiembre de aquel año; la reina salió de su país con gran acompañamiento á fines de Diciembre, y corría ya el mes de Enero de 1560 cuando los dos esposos se reunieron en Guadalajara y ratificaron con gran solemnidad sus bodas, celebrándose el acto con los más suntuosos festejos que hasta entonces se habían celebrado, descollando por su magnificencia en obsequiar á los reyes el duque del Infantado, que los tuvo alojados en sn palacio. De Guadalajara salieron los regios esposos para Toledo, donde continuaron los regocijos por la boda, siendo muy numerosa la concurrencia de señoras y caballeros, pues estaban convocadas las Cortes para j u r a r como heredero de la corona al príncipe D. Carlos. Tenía entonces quince años este hijo de Felipe I I y de su primera esposa doña María de Portugal, y como su edad estaba más en armonía que la de su padre para enlazarse con una joven que acababa de cumplir los catorce, le dio la maledioenoia por enamorado de su madrastra, fundándose en esto aventuras que han pasado á l a literatura, dando argumento á dramas famosos y novelas interesantes, pero que no admite como artículo de fe la Historia. Fué el príncipe D. Carlos un desequilibrado en el que comenzaba á notarse la decadencia de su raza, y con todos los síntomas de la locura falleció ocho años después de su proclamación como heredero de la corona. Cúpole á la reina doña Isabel la honra de poner con su esposo la primera piedra del grandioso templo de San Lorenzo de El Escorial en 23 de Abril de 1563, pero no tuvo la dicha de ver concluidas las obrar, aunque sólo duraron catorce años. Al cumplir la reina católica los veinte dio á luz su priinera hija, que fué la infanta doña Isabel Clara Eugenia, que fué, andando el tiempo, la esposa del archiduqne Alberto, hijo del emperador Maximi-