Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
vir de modelo á otros países que blasonan de inás adelantados. En todo tiempo tienen cuerpos de voluntarlos de infantería y oabíiUeri a, en los que impera rígida disciplina. La arfciller. a, quo es lo más saliente de aquellos ejérpitos, se compone en el Trans aal normalmente nada más que de 82 oficiales, -79 sargentos y 289 íiombres, pero maneja magníficos cañones recientemente construidos par la casa Krnpp, que según opinan los técnicos, resultan superiores á los hasta ahora conocidos ea iguales calibres. En su maj oría son de tres pulgadas y disparan proyectiles de diez libras de pego. VOLONTABIOS BOERS Krüger y Sleyn, jefes delTransvaal y de Orangc, se expresan con cordura y hasta con ijianeedumbre; se hacen cargo de su posición difícil. Contrastan las encubiertas d e c l a r a o i o n o s de Chamijerlain c o n palabras como éstas do KiügüP, que revelan orist: ana resignación y suprema fo en los altos designios do la Providencia: -Pueden, venir millares do hombres á atacarnos, mas eso nada importa. El Señor es el iuez, y El es quien ha de decidir. Dios dirige las balas y gobierna ol mando. ESPAÑA Futoírafia Plvmbf y Bradsh w, de Pretoria ARTfl. L, BaO DEL TRAHSVAAL La república del Transyaal puede poner sobre las armas 50.000 hombres, es decir, toda la pcblación masculina, y el estado libre de Orange 15 000; estas cifras experimentarán aumento considerable con las incorporaciones de uitlanders, que los G- obiemos estimulan con medidas como la adoptada hace días por el VoUigrat, en cuya virtud serán concedidos, después de terminada la guerra, todos los derechos de ciudadanía á los extranjeros que tomen parte activa en la campaña. Principalmente los irlandeses que residen en el Transyaal, y los criollos de origen holandés que habitan en la ciudad del Cabo, están dispuestos á pelear contra Inglaterra, haciendo alarde de generoso espíritu de independencia y justicia, pues la contienda es tan desigual, que recuerda la lucha del caballo con el pescado frase que usaba Bismarek al hablar precisamente de otra intervención británica. ARTlLLBaO DE OBAIlOE BATÜRIA DEL ESTADO DE OHAKGE