Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
(APÓLOGO) r -i I Eranse dos ratones más pobres que las ratas y hambrientos como dos cesantes de comedia. Habían pactado entre sí una alianza ofensivodefensiva, y como la unión hace la fuerza, lograban salvar todos los peligros y ganaban ricos botines, que equitativamente repartían entre los dos. Un día tuvieron un hallazgo felicísimo: algo que por su materia era exquisita golosina; por su tamaño, incalculable riqueza para los dos ratones, y por su forma, botín fácilmente transportable adonde se le quisiera llevar. En suma; un queso de bola, un queso hermoso, fresco y rubicundo, cuyo aroma ponía los dientes largos, y cuya corteza blanda y sonrosada estaba diciendo: Comedme. No hicieron tal los dos ratones, porque riqueza semejante no era para consumida en dos bocados, y optaron por empujar al queso, llevándoselo por delante, y discurriendo por el camino qué es lo que habían de hacer con aquel portento que les había deparado la suerte. -El queso es de los dos- -dijo uno de ellos, -pero cómo partirlo? -Es verdad; ¿cómo partirlo en dos mitades verdaderas? Y acordaron acudir al juez para que hiciera la partición. El juez era un mono de lo más listo y avispado del género. Enterado de la súplica de los ratones, descolgó de un clavo la espada de Themis y de otro la balanza de Astrea. Cogió el queso y se dispuso á administrar justicia. Después de m. uohas pruebas y tanteos partió el queso y puso cada mitad en un platillo de la balanza. El fiel se inclinó una miajita por un lado. No hay que apurarse. El mono mordió el pedazo mayor y volvió á pesar. Entonces pesaba más el del otro lado. -Con otro mordisco se arregla, -dijo el juez. Nueva pesada, y ¡oh dolor! nuevo desequilibrio. El mono volvió á morder y á pesar, y á repetir la operación. Y los trozos de queso menguando. Y los ratones quietos; inquietos, mejor dioiio. Y á qué seguir? Los mordiscos acabaron con el queso de bola, y los ratones se fueron cada cual por su lado, algo tristes, pero muy agradecidos al mono, que les había administrado justicia gratis. LUIS BERMEJO 1 a V I r í te, é