Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
y Al primer novio que tuve lo metí en nn agujero, y cuando llegó el verano las chinches se lo comieron. Como las olas del mar, lo mismito es tu querer, que unos días son muy grandes y otros días no se ven. r