Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SABER MAS QUE LEPE En el lenguaje corriente y moliente, Lepe es el colmo de la sabiduría, como Picio el de la fealdad, Cardona el del natural despejo, Pichóte el de la tontería, 6 eta el de la rñaldad, etc. etc. Poco á poco intentaremos averiguar la vida y milagros de todos estos misteriosos personajes. Por hoy baste saber que Lepe no es ningún mito ni tampoco una creación del vulgo, siempre ansioso de personalizar las culpas y las virtudes. Trátase, en efecto, de un virtuoso prelado, honra de la Iglesia española, y cuya vida, como todas las vidas de los hombres buenos, no ofrece mucho de particular. Llamóse en vida D. Pedro de Lepe y Dorantes; nació en Sanlúosir de Barrameda el año 1641, y fué largos años obispo de la diócesis de Calahorra y lá Calzada, muriendo en Arnedillo en uno de los últimos días del siglo xvii: el 5 de Diciembre de 1700. La fama de su sabor y virtudes movió al roy D. Carlos I I á hacerle merced de la mitra, pero el modesto sacerdote resistió cuanto pudo, siendo precisa una segunda cédula real para que D. Pedro de Lepe aceptara el báculo ante el temor de desagradar al monarca. Se sabe que publicó un Catecismo católico y níuchas Cartas pastorales dirigidas á todas las personas de los dos estados, eclesiástico y secular, de su obispado, para la reformación de las costumbres, destierro de abusos, servicio de las virtudes, devoción del culto divino, cumplimiento de misiones y obras pías A la verdad, eatas obías, aun suponiéndolas de gran meollo y con mérito sobresaliente, no justifican la popularidad alcanzada por su autor, mucho más si se tiene en cuenta que floreció el virtuoso obispo en época fecunda y gloriosa para las letras españolas. Más fácil es qne el dicho popular naciera del diario comercio intelectual que el prelado tuvo con sus diocesanos, quienes en su trato continuo aprendieron á reverenciar la ciencia y las virtudes del famoso obispo de laRioja. Efectivamente, es un hecho que D. Pedro de Lepe visitó todos los pueblos, aldeas y villas de su diócesis con tan celosa detención, que tardó diez años en recorrer su obispado, y aún es fácil que en tan minucioso viaje le sorprendiera la muerte, ocurrida, como llevamos dicho, en Arnedillo, y cuando ii: í- r. contaba no más que cincuenta y nueve años de edad. En su larga visita pastoral predicaba á los fieles desde todos Jos pulpitos de la diócesis, y es fácil que esta predicación de diez años por toda la Rioja navarra y alavesa diera al apellido del obispo el arraigo popular que se refleja en la frase Saber más que Lepe SANLÜCAR DE B A R R A M E D A Sus obras, ó sean las Cartas pastorales, fueron PATRIA DS LEPE coleccionadas y publicadas por D. Andrés de Herrera Grajera, chantre dignidad de las iglesias de Calahorra y la Calzada y comensal de dicho prelado. Sus continuos visees y numerosos escritos le dejaron ti mpo todavía para celebrar un Sínodo con objeto de reformar las costumbres. La Academia, Española ha admitido en su Diccionario la frase popular, y en su Catálogo de Autoridades el nombre del virtuoso obispo D. Pedro de Lepe. Fotograjia Laurent ANTÓN M A R T I N T