Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A P U N T E S D E XTN B A Ñ I S T A D E F I G U E I B A P O R CILLA í. Vivíamos sumergidos en deliciosa calma, cuando la noticia de la peste vino á llenar de pánico nuestros veraneantes corazones. 2. Nos dispusimos para la fuga, mas i ay! se había cerrado la frontera, y Dato nos dejaba allí para que nos pudriésemos. 3. La primera víctima fué la correspondencia privada. Toda carta que se recibía, era un deber leerla en alta voz y en medio de la calle. r: i. Algunos consiguieron cruzar la frontera con su baúl á cuestas y perseguidos por los cara; binexos. 5. que le obligaban á regresar frontera adentro, tirando siempre de su equipaje y con el cansado carabinero encima. 6. Así veían la peste los espíritus apocados, que leían la prensa de oposición y deseaban huir del terrible foco. 7. Así aseguraban verla los de ánimo esforzado, que leían la prensa ministerial... y taml) ¡én ansiaban fugarse en la primera ocasión. 8. La inspección en Oporto: ¿V. E. está doente? -Nao. -Pode pasar. 9. En la frontera: ¿Qué lleva usted ahí? -Acido fénico. -No puede usted pasarlo, porque no funciona la máquina de desinfección.