Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Cuando se eati- a. donde están iiista, ladiis las máquinas, se siente un calor bochornoso, y ese es el contraste; del calor aquél se engendra el frió, producido por la evaporación del gas amoniaco, tan conocido en las prevenciones; este gas va encerrado en unas serpentinas bañadas por agua con confetti de sal, líquido incongelable, dentro del que se meten los moldes y queda el hielo cristalizado en esas barras tan simpáticas que vemos entrar en los cafés y que son recibidas por los parroquianos con grandes muestras de aprobación. El consumo de hielo aumenta cada día más en la proporción de quinientos kilos por hora, lo que hace próximamente de dos á tres mil kilos diarios. Gracias á esas barritas de hielo, el pescado puede venir de los puertos en pequeña velocidad, y hasta á pie; gracias al hielo, las señoritas pueden tomar en el clásico Pombo, bien el mantecado sencillo, bien el arlequín ó la sabrosa leche merengada, de la cual nos hablan los cronistas antiguos, enti- e ellos Chaves, que era moda el día del Corpus. Gracias a i hielo viven las horchaterías, la chufa adquiere toda su importancia, y el limón y la cebada se hacen necesarios. La importancia del hielo liega á. a Medicina, y hoy en muchas enfermedades se aplica el hielo con graíides y positivos resultados. Ya no le falta para alcanzar la celi ri l.i d iii. i- i qui una cosa: quo un iui. ir género chiO i IICM al t tro en u n piirl IHKM ¡li- 1 LAS ULTIMAS OPERACIOHES que empiez. m: Yo, señores, soy el hi si no lo toman á mal. Señores: Muy buenas noches. ¿Quién soy yo? preguntarán. Pero seguramente en la próxima revista de verano lo vereni nifioado en alguna de las tiples que estén mejor de formas, porque el simbolismo requiera eso. Inmediato á la fábrica de hielo está la de la cerveza, que consta de tres pisos, porque la cerveza, como u n a obra del género grande, tiene tres actos. En el primer piso hay espaciosos graneros, desde donde la cebada baja ooñ cierto aparato á purificarse, y después por otros conductores á la cuve a brasser, d. onde después de la debida cocción pasa á u n gran depósito bien ventilado. La fermentación dura diez ó doce días, y después de fermentada l a cerveza pasa á la llamada Cueva de guardar en la que hay una tem. peratura de un grado sobre cero. En aquella cueva estuvimos disfrutando de tan deliciosa temperatura, oompadéoiendo a los míseros niortales de arriba, tostados y hasta fermentados por el sol. Imitando aquella frase célebre, podemos decir que desde el sótano nos contemplaban 600.000 litros de cerveza. Los Sres. de Mahou hicieron los honores espléndidamente, poi- que son la última palabra de la galantería. En la fabricación de la cerveza no entra para nada el agua de Lozoya. La em. presa del canal me agradecerá la noticia. La cerveza tiene tres clases; pero para mí, como aquel del cuento, no tiene más que dos: buena y mejor. Luis GABALDÓN Fotografiar Franzen CARGADORES DE HIELO