Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
w m í 1 LV IK caminos que andan Se han hecho experiencias en SaintOuen, con resultados satisfaotoriof, de las aceras movibles que han de instalarse en la próxima Exposición Universal. El sistema comprende una acera fija, F, y dos aceras, A y B, animadas de nn continuo movimiento de traslación; la primera no cambia de sitio; la segunda marcha á una velocidad de cuatro kilómetros por hora, y la tercera con doble velocidad, ó sean ocho kilómetros. Do esta suerte podrá andarse con más ó menos prisa, según convenga, y el paso de una acera á. otra se hará fácilmente, porque entre la fija F y la primera movible A hay la misma diferencia de velocidad (4 kilómetros) que entre las movi... bles X y iJ. í- -Estas aceras tan útiles é ingeniosas se hallan montadas sobre ruedas que descansan en los raíles fijos i El impulso lo obtienen por medio de motores eléctricos M, que accionan sobre poleas S, situadas cada veinticinco metros, y que trasladan á su vez el movimiento á railes fijos P, ajustados debajo de cada piso. Los periódicos franceses han hecho observar que este sistema puede dar ocasión á un nuevo género de sport, corriendo en sentido inverso al de la acera, y manteniéndose uao siempre en el mismo lugar del espacio. m- Barcos con velas agujereadas El capitán italiano Vassalo, en una comunicación documentada dirigida á la Asociación marítima de Genes, demostró perfectamente la superioridad de las velas con agujeros, con las que se puede alcanzar un aumento de velocidad de tres kilómetros por hora. Posteriormente se han hecho pruebas felicísimas, entre ellas las realizadas en los barcos Béarn y Bretagne, de la matricula de Bayona, que llegaron á obtener velocidades extraordinarias y asombrosas. En nuestro grabado se representa á una de estas embarcaciones. Las letras Ay B indican la forma de los agujeros, que deben tener entre cincuenta y noventa centímetros de diámetro. Fabricación de aire líquido Hace ya muchos años que se ha resuelto el problema de la licuefacción de los gases, y hase convertido en liquido lo mismo el hidrógeno que el oxígeno y el aire. Los experimentos de M. Cailletet resultan en este sentido ya viejos; además, el procedimiento que él empleaba era costoso, y por lo tanto inaplicable á una explotación industrial. Después de prolijos ensayos ha logrado M. Linde, de Munich, inventar una máquina que permite producir económicamente el aire líquido en cantidad tan grande como se desee. El aparato es sencillísimo. La pieza principal es una triple serpentina, S, compuesta de tubos concéntricos; una bomba, A, comprime el aire en el tubo interior á doscientas atmósferas; otra bomba, B, comprime de nuevo el aire, que después de una presión relativamente poco elevada, va depositándose en forma líquida en el recipiente L. Los detalles puramente técnicos de la operación no son necesarios en esta ligera reseña, la cual se complementa con algo que digamos del balón de Arsonval, construido á propósito para la conservación del aire liquido á presión ordinaria. Lleva el aparato el nombre de su inventor Arsonval, profesor del Colegio de Erancia. Este consiste en un balón corriente, con dos paredes, entre las cuales se hace el vacío completo, que es el mejor aislador que se conoce. Sirve para guardar el líquido po r espacio do quince días, y su cabida es bastante grande, á pesar de no tener exagoradas proporciones. Cada metro cúbico de aire corresponde sólo á poco más de un litro de líquido. Entro las aplicaciones diversas que ha de tener el aparato, una muy importante es la de los submarinos, en los que podrá llevarse aire para el consumo de la tripulación almacenado en muy reducido espacio. GREMAF L