Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA PESTE BUBÓNICA Es entre todos los temas de actualidad el más interesante, por referirse á la pública Balud, gravemente amenazada por Ja vecindad de la epidemia. Declarada oficialmente la peste en Portugal, nuestra naoión es el valladar y la salvaguardia de Europa. Quizá esta ooneideración haya sido la que más ha pesado en el ánimo del Gobierno para extremar Jas medidas sanitarias en la frontera, iniciando en toda la naoión, y sobre todo en las provincias fronterizas, una campaña higiénica rigurosa. Los gobernadores civiles de Salamanca, Zamora, Badajoz, Orense, Huelva, etc. de acuerdo con los inspectores sanitarios enviados por el Gobierno, han cerrado en pocos días el acordonamiento en toda la larga y complicada frontera del Oeste de España. Funcionan ya lazaretos y aparatos de desinfección en las estaciones sanitarias establecidas, y en Madridmismoson sometidos á una escrupulosa observación los viajeros llegados por las líneas portuguesas. Contrasta con estas acertadas medidas del Gobierno español DOCTOR RICARDO JORGE, J E F E DEL LABORATORIO MUNICIPAL DE OPORTO la calma con que, al parecer, Fotog. Fonfcca C. Oprtrto procede el Gobierno portugués, que, á la cuenta, no ha visto con adrado las medidas de precaución tomadas por nuestro país. Y es sobre todo extraña la conducta de la población de Oporto, que herida en sus intereses comerciales, califica de invención la peste portuguesa y hace blanco principal de sus iras al sabio yhonradísimo dootc r Ricardo Jorge, jefe del Laboratorio municipal de Oporto, y una de las más simpáticas figuras de actualidad. La agresión de que fué objeto el día 21 ha contribuido á aumentar esa simpatía. A las tres y media de la tarde dirigíase el doctor Jorge al Laboratorio municipal, situado en la rna Laranjal, una de las más importantes de Oporto. Iba con el famoso doctor otro médico llamado Avelino Costa, y disputaban ambos sobre el carácter de la epidemia, afirmando Jorge que no hay ni puede haber duda respecto á que es peste bubónica, pues además ae sus propios estudios, lo confirman el Laboratorio de Lisboa y el Instituto Pasteur de París, al que se lo envió plasma sanguínea de los primeros fallecidos. El doctor Avelino Costa negaba que la enfermedad reinante sea la peste; agrióse el debate, y Costa pegó varios bastonazos á Jorge, reuniéndose el populacho, que hizo causa oomÚQ con el apaleador, intentando atacar al Laboratorio ¡municipal, donde se había refugiado el doctor herido, -víctima de su deber profesional. J X rí Z c SUEaO ANTIPESTOSO MODELO DE ESTOFA DE DESINFECCIÓN, ADOPTADA 1 0 R LA DIRECCIÓN DE SANIDAD