Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
I l Predicción de lo que he de ver y me ha de ocurrir este año en San Sebastián: LA CALLE en que me aloj e tendrá el nombre de nn marino ilustre. LA CASA estará situada frontera de un estanco en donde venderán melones, cestas de jugar á la pelota y sidra embotellada. En la planta baja habrá panadería ó taller de planchado, ó ambas cosas á la vez. El primer piso estará sin alquilar; quieren dos mil pesetas para toda la temporada, pago adelantado, fiador y un jamón. En el segundo esperan á u n conde con toda la familia. En el tercero me alojaré yo. Lá escalera será de madera y de un niétrp de ancho lo más, con dos mecheros dé gas, uno en el primer tramo y otro en el segundo piso. EL PISO: Lo formará un largo pasillo que une la sala con el comedor; la sala dará á la calle, el comedor á un patio muy grande dividido en parcelas y lleno, de gatos. Uno de los vecinos nos hará oír el laurrescu tocado con flautín las tardes que llueva. LA HABITACIÓN: Una cama estrecha, como para media persona; sobre la cómoda una caja de caracolillos, el retrato de un cura joven que está en Loyola, hijo de la patrona, y un tintero microscópico con la tinta seca; en la pared u n cuadro con un perro de realce bordado con lanas por una sobrina que está en las Adoratrices. LA PATRONA: Vieja, reohon oha, con bigote incipiente y vestida de luto. Tendrá una frase obli- gada: Veinte años que llevo en huéspedes, ninguno se ha quejado EL BAÑERO: Si no se llama por comida hasta ahora que usted se queja, pues. EL MAEIDO DE LA PATRONA: Será cochero de punto con la nariz muy colorada; cuando yo esté empezando á. cenar, esto es, cuando tomé las primeras cucharadas de sopa de pan ó esté descascarillando el huevo pasado por agua ¡uno solo! entrará á saludarme, quitándose la boina á medio mogate, mientras me dirá que en su casa ya puedo estar de confiansa. LOS MUNICIPALES: Seguirán Echenique, le faltará poco, y habrá sido ordenanza de Dorregaray. LOS PESCABORES DE LA ZURRIÓLA: Como todos los años, el previsor Ayuntamiento tendrá contratados varios pescadores que, co- tan. atentos y bien educados; hagamos justicia: t e n d r á n orden de rascar, en pleiía vía pública, á los forasteros atormentados por las feroces y tradicionales pulgas.