Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
millones de pesetas anuales) sin que se haya dado un solo caso de defraudación, ¡y tiene cada miquelete uñ haber diario de áospésete Las oficinas están montadas de un modo ingenioso y práotieo. La fotografía de Franzen da una idea bastanté completa de lo que aquéllas son. Enfocadas desde el despacho del secretario, claro 86 ye que este funcionario, jefe del personal, inspecciona desde su sitio las diferentes secciones en que se subdivide el trabajo de la Corporación. Los empleados en estas dependencias son 17 áe Secretaría; 4 de Contaduría; 2 de Tesorería; 3 de la Dirección de Obras piiblicab; 6 de la Caj a de A aorros; un arquitecto, un cronista, un archivero y un inspector de archivos municipales, todos ellos inam ovibles, pues ingresan por oposición y ascienden por riguroso turno, adquiriendo derechos pasivos. Además cuenta y paga la Diputación u n personal de caminos compuesto de 18 capataces, 6 sobrestantes, 152 peones y un gaarda; otro para la administración principal de arbitrios, que le constituyen 28 individuos; y el de la imprenta provincial, de un regente y cuatro tipógrafos. Total, 252 empleados. Huelga decir que en las oficinas de la Diputación se trabaja. Cuando más silencio hay en ellas es cuando las ocupa su personal. El día que hicimos esta información para BLANCO Y NBGEO, acompañados y ayudados por varios señores diputados provinciales, y muy especialmente por los Sres. G- uerendiain, Balbás y Pavía, á cuyas bondadosas atenciones- -dicho sea de paso- -debemos tributar testimonio de gratitud, llevamos á aquella casa una momentánea perturbación, que hizo á los empleados mirarnos con u n asombro interrogante que parecía acusarnos de profanadores. La Diputación no tiene salón de sesiones. Reúnense los diputados en una de las diferentes salas que existen en el palacio, todas adornadas con severidad más que con lujo derrochador, y todas también proclamando el adelanto de las artes y de las industrias guipuzcoanas, pues es bien advertir que en todo el edificio no hay nada que no sea producción de la provincia, salvó la vidriera de la escalera, qtie, como queda dicho, ha sido fabricada en Munich. Los tapices que cubren las paredes de las diferentes salas están tejidos en el extranjero, pero con seda de Guipúzcoa. El salón de recepciones, amplio, artístico, serio, como cuadra á una casa donde la provincia aloja á su seria y honrada administración, se abre muy pocas veces. Antes del incendio se dieron en este recinto brillantes fiestas, y bailes, á los que concurría la más escogida sociedad. Desde la reconstrucción sólo ha servido para recibir monarcas, príncipes y hombres ilustres, que llevan impresiones muy gratas de este palacio, en el que todo respira orden, pulcritud y honradez. A principios del año de 1896 propuso el celoso diputado D. Tomás Baibás la creación de una Caja de Ahorros provincial. Conviene consignar que existe otra municipal en San Sebastián, admirablemente administrada. El 30 de Junio de aquel mismo año quedaba establecida la Caja de la provincia con veinticuatro sucursales en otros tantos pueblos. La provincia respondió en seguida á esta excelente iniciativa que fomenta el pequeño capital, antes muerto, y estimula á la economía y al ahorro, pues la Caja abona un 3 por 100 de interés anual al capital impuesto. i 3 A SALÓN DE CONFERENCIAS J