Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ESCALERA PEINCIPAL SAN SEBASTIÁN POR DENTRO II j jL JLüivmsrisTRJLCióK Gaipúzooa tiene fama de ser un país pintoresoo; pero sus encantos se los debe á la Naturaleza. Es más honrosa la fama que tiene de ser un país bien administrado. Mucha gente pasa por el Palacio Provincial, se detiene un instante en la puerta para contemplar su monumental escalera y admirar su soberbio ventanal, en cuyos cristales ha reproducido la prodigiosa industria de Munich el cuadro de Echena- gusia representando á Alfonso VIII al j u r a r los fueros de Guipúzcoa- -vidriera, por cierto, que hizo exclamar hace cuatro años al ilustre Gladstone: ¡pero ya no se cumplirá el juramento! como, en efecto, no se cumple, -y tras de momentánea contemplación, sigue adelante. Si penetrase en el edificio y recorriese el interior, tanto ó más que el gusto y la riqueza con que está decorado, se asombraría del orden que reina en la casa de la provincia y de la pulcritud con que en ella se administra. En las provincias en que, para desgracia para ellas y para España, son las Diputaciones uno de tantos organismos corrompidos, pequeños parlamentos para la vanidad, agencias de negocios para la codicia, parecerá inverosímil que en una provincia, la de Guipúzcoa, haya una Diputación que lleva los asuntos al día, ¡que no debe una peseta á los maestros! ni á nadie, y cuya administración no ha sido jamás objeto de murmuraciones ni críticas. Parecerá mentira que tan soberbio edificio, uno de los más hermosos de San Sebastián, no le haya costado á la provincia más que 889.083 pesetas, comprendida la reconstrucción, después del terrible incendio de 1885. En efecto, se invirtieron en las obras 505.131 pesetas, y en el mobiliario 38.931. En junto, 539.083. La noche de Navidad del citado año se declaró un formidable incendio, que sólo respetó las paredes. La reconstrucción del edificio y la renovación del mobiliario originaron gastos que completan la citada cantidad de 889.083 pesetas, coste total de este palacio, modelo de severidad y buen gusto en su ornamentación y de orden en su régimen interior. Causará asombro que una Corporación que recauda anualmente (año de 1898- 99) 8.991.082 pesetas (lo presur puesto fué 3.526 582, de modo que liquidó con superábit) para pagar al Estado 2.084.310 y atender con el resto á las necesidades de la provincia, entre ellas algunas como la construcción y conservación de carreteras y la Beneficencia, que en otras previneias es carga del Estado, se valga del cuerpo de miqueletes, compuesto de 206 individuos, que además de prestar servicios de seguridad, de orden público y de auxilio á la justicia, administra el Giro mutuo provincial, del que luego hablaremos, y recauda los arbitrios provinciales (unos dos