Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SAN SEBASTIÁN POR DENTRO LOS QUE SE DIVIERTEN BLANCO Y NEGRO ofrece á sus lectores una información completamente nueva de San Sebastián, del San Sebastián que sólo conocen los que visitan esta ciudad, y es muy probable que aun entre éstos haya muchos que no conozcan algo de lo que van á ver en esta información gráfica, original. Porque es mucha la gente que veranea y que se contenta con saber que San Sebastián es una ciudad moderna, muy bonita, muy simpática, muy animada; pero que ignora cómo se administra este pueblo modelo, y cómo á la vez que explota el verano brindando hospitalidad agradable al forastero, fomenta la riqueza que Dios puso en su suelo, orea industrias y procura con el trabajo desarrollar sus intereses y crearse una vida propia. De suerte que no es sólo el San Sebastián alegre, sino el San Sebastián trabajador y el San Sebastián administrador el que van á conocer los lectores do BLANCO Y NEGRO. Limitándome hoy al alegre, al que se divierte y de cuyas diversiones llegan los ecos á todas partes, v a m o s á ocuparnos, ayudados por el aparato f o t o g r á f i c o de Pranzen, que ha sorprendido i n t e r i o r e s nunca sorprendidos y publicados hasta ahora, de los dos elementos esenciales del veraneo d o n o s t i a r r a Arana y el Gran Casino. La figura de Arana es sólo popular en San S e b a s t i á n pero su nombre lo es en toda E s p a ñ a del mismo modo que á Duoazcal le conocían hasta los perros en M a d r i d y sólo por su renombre el resto de las provincias, y á Barnum le p r o c l a m a b a todo el mundo el primer empresario, sin que sus empresas rebasasen, por lo general, las fronteras de los Estados Unidos y de Inglaterra. Arana, cuyo modesto origen él es el primero en contar, porque si es el hombre de la suerte sus años de trabajar le ha costado, es realmente el responsable de esa revolución francesa que con tanto ardor combate Mad. Severine, porque oree que la afición á los toros que se ha desarrollado en su pais resta calor al sentimiento patrio y que la devoción al Guerra atenúa la devoción á la guerra de revancha que debe profesar todo francés bien nacido. Paes bien; Arana es el que ha infiltrado en el pueblo vecino ese creciente entusiasmo por nuestra fiesta nacional, trayendo á las corridas que da en San Sebastián tres ó cuatro mil franceses. Es fama que si está para llover en día de corrida y Arana dispara sus cohetes y íhupinazos se despeja el cielo. En efecto, su pólwura es eficaz cu ndo lo es; que más de tres y O Í Í W SE ié í B J í B -ruSétK t cuatro corri suspendido ¿Q oaho años á esta parte, á pesar de los milagrosos cohetes do Arana. Hace c u a t r o años acordó el Ay untamiento cobrarse el agua que antes le regalaba para regar la plaza; pero en vista de que una hora antes de la fiesta enviaba el cielo un chaparrón todos los di as de corrida, el Municipio desistió de su acuerdo. Esto parecerá cuento, pero es verdad. EL POPULAR EMPRESARIO DOS PBPE ARANA. EN SD DESPACHO DEL BÜLEVARD El Gran Casino es, después de la plaza de toros, lo que mayor animación da á San Sebastián. Exteriormente, se le saben todos de memoria; los que veranean y los que jamás han