Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
otra por la sobra de su reputación, que á veces ésta sobra y estorba por lo muciio á que obliga. Los primeros meses pudo ir trampeando por impulsos de la velocidad adquirida. Como toda gloria decadente, vivió algún tiempo de su crédito anterior y de su firma respetada. Aunque no daba pie con bola, la opinión achacaba sus desaciertos á descuidos del grande hombre que se duerme á ratos sobre los laureles. Pero la opinión, rueda dentada que en su giro sin fin muerde y desgasta lo más sólido, se cansó pronto de tales concesiones, y conoció que el gran diablo había dado de sí todo lo que tenía dentro. Iso parecía el mismo ni en el hablar ni en el proceder. Su admirada astucia se convirtió en candidez; su previsión en atolondramiento; su crueldad en blandura; su temible disimulo en indiscreción que denotaba claramente la mezcla de la sangre diabólica con la sangre de mujer terrenal. Algunos sostenían que se había vuelto loco, expediente muy usado para disculpar, cuando se les conoce, á los que han sido tontos toda su vida en secreto. Esta era una salida de la opinión, que ni en el infierno confiesa sus equivocaciones. Muchos creían que Molooh, envidioso de su hijo, le había dado en el cráneo un golpe que lo atontó para siempre. Esta era otra salida de los partidarios incondicionales, que suelen atribuir los errores de los reinados entrantes á intrigas y malquerencias de los reinados salientes. En suma, que como se puede engañar momentáneamente á la opinión pero no se engaña al tiempo, el tiempo restableció las cosas en su nivel justo, y el usurpador cayó donde caen las glorias sin pedestal: en el olvido. Y así acabó la historia del padre y del hijo. La cual historia enseña que hasta en el infierno se siente el amor paternal, y que tan universal es el imperio de la justicia y tan honda su raíz, que hasta en los profundos se castiga la ingratitud, que fué el primer pecado de los diablos contra Dios. EUGENIO SELLES DIBUJOS DE HUERTAS De la Real Academia Española v- S 4 f