Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
f ROFEfla OEJJi ARTiLúEf? iA, CABAU. ERlA Y CRUZ R. 0 JA Si hay másioa en tus Arenas, del mar simulan los vientos que exhalan, los instrumentos las voces de las sirenas; allí se olvidan las penas, que se van mudas y solas, y al son de las barcarolas del mar que se mueve en calma, parece que á gusto el alma se está meciendo en las olas. Tu celebrado Ateneo es foco de inteligencia en donde el arte y la ciencia alzan su noble trofeo. Aún parece que le veo mostrando sus oradores, sus músicos, sus pintores, y sa piiblico ilustrado que escucha regocijado la voz de sus trovadores. Tanto el arte en ti fulgura, que tus regias cabalgatas no ostentan, para ser gratas, más que tu misma hermosura: van en la bella pintura los frutos de tus mercados, tus bueyes engalanados, tas lanchas de pescadores, y tus mujeres mejores con trajes de oro bordados. Son tus batallas famosas, alardes de tus verjeles, una lluvia de claveles, un aguacero de rosas: mil salvas esplendorosas cruzan el ancho paseo, crece el galante torneo cuantas más flores se lanzan, y las carrozas avanzan entre el vivo bombardeo. Es tu feria maravilla de nunca visto boato, con más lujo y aparato que la feria de Sevilla: tienes también la mantilla, el baile y las castañuelas, y nna mata de mozuelas que recuerda los planteles de Jas matas de claveles con que te adornas y velas. Tus errantes pregoneros cantar parecen canciones, y formulan con sus sones cien acordes placenteros. Tus ajiles ga. rraferos, bajo el árbol que al sol zafa, baten la fresca garrafa, y en forma de blanca cresta sirven la horchata, compuesta ooQ chufas de la Arruzafa. Bajo tus parras flotantes, llenan tus noches hermosas las orquestas primorosas de guitarras suspirantes: tienen t u s coplas amantes ecos de melancolía que alzan en mi fantasía recuerdos que la estremecen, porque tus cantos parecen los cantos de Andalucía. Tu catedi al portentosa, tu magnífica alameda, t u río que lento rueda hacia la mar ondulosa, t u Lonja maravillosa, tu torré llena de nidos, tus fábricas, tus tejidos, tu puerto henchido de naves, ¡son, Valencia, bien lo sabes, suspensión de los sentidos! ¿Y tu Virgen? ¡Tu patrona! hay que escribir de rodillas las sublimes maravillas con que el mundo la pregona: es la luaa su corona; su palio, noche esplendente; su voz, susurro de fuente; gotas de luces su llanto, jirón de gloria su manto, y hostia sagrada su frente. i i Dibujos de Blanco Caris y fotografías de Y. Barbera