Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
En este mes nace el año eoonómico y podremos decir quo hemos nacido todos si salimos con bien de esto tumultuoso despertar do la patria. Porque era general sentir entre los conspicuos que aquí no liabía pTieMo ni opinión, quo la indiferencia y la apatía hacían de España un país muerto, incapaz de levantarse. Bueno, pues ya se ha levantado. Felicítense mutuamente los políticos y feliciten á Viílaver- de, que es el quo ha tocado la fibra sensible. A buen seguro que si el año económico empezase en Abril ó en Enero, como empiezan todos los años que saben su obligación, nadie protestaría contra los proyectos y planes del hacendista de turno. Pero coincidiendo la fuerza del calor con la aparición de los presupuestos, no hay nervios qiio no se exalten, cabeza que no so alborote, ni sangre que no se queme. Mentira parece que los ministros de Hacienda no atinen con esta cansa principal del enojo pubiioo. -Julio, Julio- -debió de decir el ministro plagiando á Shakespeare, ¡tienes nombro do contribuyente! Y con un pojo más de trastienda por su parto, hubiera evitado que se cerrasen todas las demás. J u l i a es el mes de los viajes de recreo, de los baños, de los segadores y do los hilos de Gobernación. Todos arreglamos ei mundo, y el mundo sigue tan desarreglado como antes. Buscando la salud acudimos á la playa, al balneario, á la vida campestre, y por ia inisma razón salen las tropas á ia callo y se suspenden las garantías. Todo por la salud pública; ó digámoslo en latín para mayor claridad y regocijo del ministro do Fomento: Sálus publica suprema lex esto. El padre Sol y ia madre Naturaleza, completamente ajenos á las disputas de los hombres, maduran y tuestan el grano que pasa á 1 Í S eras, á las parvas y á los graneros. Descanso el labrador sin naieído á la piedra. El pedrisso no cao más quo en las ciudades, como ya se vio en ia granizada de Madrid y se ha visto más tarde en las pedreas de Zaragoza, Barcelona y Valencia, esa coronilla do Aragón que ha traído al Gobierno de coronilla. Bien di en que es honda la causa del malestar público. Y tan honda. De las de arro jar piedras. Bendita sea la mano del señor Villaverde, que ha tenido la heroicidad de despertar á la patria, aunque ésta, viéndose despertada bruscamente, le haya tirado las zapatillas al despertador. La redención es un hecho, ó al menos éste es el camino. Cada cual hemos llevado nuestra piedreoita para ol edificio de la regeneración. El signo del Zodiaco que preside este mes es ¿60, que en latín ¡siempre el latín, señor marqués! quiero decir León, y en castellano viene á significar algo más ñero, coma es la acción de leer los presupuestos. El león nos rige y nos gobierna ¡ya ora hora! si bien es de temer que el león degenere en perro, como en nuestras monedas de cobre, ó resulte un bicho pacifico que todo se lo traga, como el león de los buzones. Ello dirá por qué el mes de Julio siempre fué de cuidado. En Julio se riñeron las batallas de Las Navas y de Bailen; en Julio se declararon independientes los Estados Unidos; en Julio la batalla del Guadalete acabó con la España de entonces, y el 25 de Julio de 1835 f aé ol incendio de conventos y degüello do frailes en Barcelona... Pero no se hable de cosas tristes. Quién más, quién menos, todos podemos permitirnos el lujo de echar este verano una cana al aire. El que no puede viajar ni tomar baños, podrá al menos comer una noche ontre los árboles de los Viveros, gonuina representación do Villaverde, porque es lo único verde de esta villa. Y después de comer y hacer una buena digestión Todos, como buenos ciudadanos y contribuyentes, depositaremos nuestro tanto por ciento. LUIS ROYO VILLANO VA