Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
y el saber de los virtuosos y düefantti. El público que se agolpa en el paraíso, encasquetada la boina y en mangas de camisa, aplaude á rabiar, pide á gritos la tercera y cuarta ejecución de la jota navarra, y Sarasate no se cansa nunca de ser amable, cada yez más inspirado entre la lluvia de boinas que cae á sus pies. Tres ó cuatro conciertos da todos los años el eminente artista mientras duran las fiestas, y en ellos le acompañan dignamente dos sociedades, musicales de raucho y bien ganado prestigio: el Orfeón Pamplonés y la Sociedad de Conciertos de Santa Cecilia, que es una de las mejores de España. Estas fiestas musicales, que requieren del público una ilustración y u n a cultura EL AVUNTAMIENTO Y RELOJ DE PAMPLONA del ruedo, no se ve más qué en las plazas de toros, de Tudela y Pamplona. El público disfruta de los toros antes de la corrida, en ia corrida y después de la corrida. Presencia el encierro, que se verifica en pleno día y por en medio de la ciudad; baila la jota en medio del ruedo aún no arrastrado él último toro, y cena después la carne dura pero sabrosa de las reses que han despachado los matadores. El encierro es un deporte puramente navarro, imposible de desarraigar de las costumbres. El disparo de un cohete anuncia la entrada de los toros en la ciudad, y puede decirse que la población entera presencia el paso rápido del ganado por el camino que marcan va- ÜSI DNA CORRIDA DE FERIA PASEO DE LA TACONERA artística no pequeñas, están siempre oonourridisimas en Pamplona, y son la nota indispensable del cartel de festejos. La fiesta de toros en Navarra no se parece á la de ninguna parte. En Sevilla será más artística, en Madrid más lujosa, en Valencia más perfumada, pero el vigor intenso que comunica á la fiesta todo u n pueblo poniendo su alma y su afición entera en los dramáticos episodios GIGANTES Y CABEZUDOS lias 3 burladeros improvisados entre la puerta Ro, chapea y la Plaza de Toros. Belante de la tromba, y á todo correr, van los aficionados, ios jóvenes del pueblo como de las clases a c o m o d a d a s que en tremenda irrupción invaden el circo taurino, precediendo al ganado con ensordecedora gritería. La lidia de algunos embolados completa esta fiesta, qué es gratuita, y al día siguiente hay