Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CAPILLA DE SAN FERMÍN ¡Son las primeras fiestas del verano, tan abundante de ellas en las principales ciudades de España. En este mismo mes se celebran las de Valencia, y siguen luego las de Vitoria, Bilbao, San Sebastián, Logroño, y muchas más, üasta las fiestas del Pilar do Zaragoza, que caen con las primeras hojas del otoño. Las fiestas de San Fermín son popularísimas en toda Navarra. en la Eioja y en Aragón; la ciudad, de ordinario algo triste, como ocurre con toda población amurallada, toma en estos días de feria un aspecto animadísimo y regocijado; de valles y montañas acuden los navarros á su capital, que tantos históricos recuerdos encierra en sus murallas, y lo mismo por el ferrocarril que por las limpias y bien cuidadas carreteras, que pregonan eJ celo de la Diputación feral, llegan á Pamplona los forasteros de Tudela, de Tafalla, de Olite, de los valles de Baztán y Roncal, y de todos lo confines, en suma, del antiguo reino. El carácter navarro, simpático y franco, con todas las buenas cualidades del vascongado y del aragonés, manifiéstase en diversiones y festejos, bastando porsí solo á dar encanto y atractivo especiales á las fiestas, típicaspor naturaleza, y no por la confección que un municipio más ó menos artista logre ó no logre dar al cartel de festejos. Dos pasiones tiene el pueblo navarro, y ambas se exteriorizan con vigor y relieve inusitados con motivo de las fiestas del Santo Obispo: la música y los toros. La disposición del navarro para la. música pruébase con nom. bres de fama española y crédito universal, como los de G- ayarre y Sarasate, G- aztambide y Eslava, Arrieta Zabalza y Güelbenzu; los orfeones populares son en Navarra tan numerosos como en Cataluña y tan antiguos, y el instinto musical del pueblo so manifiesta en sus jotas características, donde seinspiró Oudrid para la famosa de M Molinero de Suhiza, y Chapí para la suya de La Bruja. En los primeros días de Julio, Pablo Sarasate llega á Pamplona á escuchar la ovación que más estima: los aplausos de sus paisanos, que no comprenden las fiestas de San Fermín sin la cooperación espontánea y generosa del eminente violinista, que hállese donde se halle acude puntualmente á las fiestas de su tierra. El violín de Sarasate nunca suena tan bien como en el Teatro de Pamplona, ni el artista luce su dominio sapremo con tanto entusiasmo en parte alguna como al verse rodeado de sus paisanos, cuya naturaleza musical vale tanto para el caso como la educación