Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
presupuesto particular está calculado de manera que el ciudadano pueda vivir con lo que tiene, no hay derecho para indignarse de que cada Grohierno tienda á vivir como pueda. En las butacas del teatro más caro vemos sentado junto al grande de España que tiene cien mil duros de renta, al empleado de una oficina cualquiera que gana diez mil reales al año. Comen en Fornos al mismo precio el jugador que ganó la noche anterior dos mil duros y el hijo de familia á quien su padre le envía mensualmente treinta. Se visten con el mismo lujo las hijas del coronel que las sobrinas del duque; el domingo gastan por igual dos duros en una barrera, el bolsista y el estudiante, el banquero y el dependiente de, comercio; todos llevan corbatas flamantes, paveros nuevos, fuman de lo caro, van y vieneii en coche. Cualquiera diría que todos los madrileños ganan lo mismo ó tienen renta igual. Ahora, dentro de quince días, se llenarán de veraneantes las playas de moda. Én los casinos bailarán tan elegantemente vestidas las niñas del administrador de Correos de un pueblo cabeza de partido, como las niñas de la generala. En un quinto piso con honores de guardilla reciben las señoras de Curdo, que es tenedor de libiros en una, funeraria y gana ciento cincuenta pesetas al ínes. Y en las recepciones de los lunes de aquellas señoras dan chocolate, helados, pasteles y dulces. T lo que es peor: ¡cantan! ¡T el piano les cuesta cuatro duros mensuales! Nadie vive en Madrid con lo que tiene. No hay clases. Sobra el tiempo para pasear. Los presupuestos de todas las casas tienen déficit. Este madrileño no paga al casero, el otro no paga al sastre, aquél le debe nueve mil duros al carbonero; y todos murmuran del gasto del vecino: ¡Yo no sé cómo hacen algunas personas! ¡Verdad, señora! -Estas del tercero están cesantes hace dos años y comen de una manera cerval r: V