Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
al viajero en forma de latas de almendras, menos latas indudablemente que los discursos doctorales del glorioso paraninfo complutense. Más industriales y menos doctores ha dicho Alcalá, colgando los háhitos, raídos del sopista y poniéndose el blanco mandil del confitero; y como si quisiera ahogar en azúcar el recuerdo de aquel sobresalto en que vivieron los aloalaínos mientras los estudiantones cismontanos y los ultramontanos ensangrentaban las plazas de Alcalá por un quítame allá esa premisa ó ese silogismo entero, las almendras reinan, mandan é imperan en la antigua Cómpluto; se venden en la estación, so anuncian en las esquinas, se admiran á granel en SOPORTALES DE LA CALLE MAYOR pinada; dulce es la estancia en Alcalá, aunque no sea más que por las almendras y la feliz ausencia de ciceroni- -víctimas, sin duda, de las lOmLirices. -La sugestión de las almendras, por todas partes vistas y anunciadas, llega á borrarla otra sugestión, la histórica, y sin pensar en dómines ni en bachilleres, en arzobispos, en cardenales ni en Biblias complutenses, los magníficos artesonados del Archivo llegan á parecemos moldes de confitero, y el salón grande, recién restaurado, una maravilla del arte granadino, un poco garapiñado para darle color local. Alcalá conserva sus glorias, mas no hnoo de ellas ostentación ni ese alarde, que constituye la nota enfadosa y Cursi de casi todas FACHADA DB L UNIVERSIDAD mostradores y escaparates, y estoy por decir que la almendra garapiñada y escarchada ha influido no poco en la arquitectura y en el ar- te decorativo del país, ó viceversa, Algún edificio de artísticas pretensiones, otras, construcciones más modestas y sencillamente municipales, parecen por su color y por su aspecto grandes conglomerados de almendra garaELABORACION DE ALMENDRAS las ciudades artísticas; anuncia sus productos, mas no sus pergaminos; el viajero puede contemplar á sus anchas. el venerable palacio de los arzobispos, l a- i g l e s i a magistrail con sus prelados yacentes ye. l. anti- guo Colegio mayor de San Ildefonso; á todas partes va acompañado por la cortesía, mas no molestado por la oficiosidad. Nota simpática que me complazco en