Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
temes, y con mueha razón, que si te metes por ella vas á dar con tus huesos en tin prioipioio; la otra verea es más empina que la subía der Górgota, y p. a subir por ella se necesita mucho purmón y mucha volunta; pero al final de ese oaminito penoso está la fuente del agüita más duroe de la vía. ¿No es el Evangelio lo qu e yo te platico? -Siga usté, agüelo, que me va oliendo bien la alhahaca. -Pos güeno; tií estás en la mesma entraílla de las dos vereas, sin saber por cuál de las dos meter tu cuerpociMo garboso, y una acM, que tiée ya blanco jasta el añadió y que es más fea que Ortigoza y más güona que el pan y que te quiée con too el tronco y con toas las ramas, anda emperrá en empujarte por la trocha que más mejor le parece; pero tú tiées en el pecho un barco oargaíto de ilusiones, que oá vez que tú piensas en tomar esa verea, jeoha el ancla y Dios no te mueve. ¿íTo es asina? -Sí que es asina, agüelo. ¡Pa que aluego digan que el Bitoque no chanda ni tif e quinqué, ni sabe aónde le aprieta el zapato! -Pos ya que es usté casi un jeohieero, dígame usté el oaminito por donde debe tirar la hija de mi mafire, que esté en gloria. -Eso sí quo tiée más espinas que un zarzal; pero no sa menester di oírtelo, porque tú tiées espejos en que mirarte; riouerda lo que le pasó á Cloto la Chiripera. ¿Y qué le pasó á esa que usté dice? ¡Pos ná cuasi! Que despreció á un eañi más neto que el oro de una tumbaga que yo tuve, por un castellano más farso que Júas, y al año no cabal había perdió jasta los lagiimale y con un chut umbel al cuadril tuvo que ganarse la vía diciendo la güeña ventura, desprecia de tóos los gitanos v sin que naide le diera ni un mendrugo pa un oaldisopa tan siquieía- -Tendría el gachó que la tiró por la cuesta mala sangie- v pe eos parneses. -Ni güeña ni mala, ni pocos ni muchos: una cosita rigular; pero asina sem; os tóos, que mos merecemos que mos emplumen. -Sí; pero D. Luis... ¡Várgame un divé, Lola, que yo no he mentao á naide; no seas esabo- ría! D. Luis es un mozo güeno, con muchas cosas bajo el párpado y con la antesala empapela. -Eso es por fuera; pero ¿y por dentro? ¡Cualquierita diquela lo que el gachó tiée en la recámara! Lo mesmito puée ser duroe como la almíbar que amargo como las jieles. Si me preguntaras por Joseíto, otra cosa sería, poique á eso lo conozco desde antes quenacie ra; por cierto que el p r o b é gitanillo está por ti quo brinca, y el mozo, como bien plantao, es una estauta, y como bonito una pintura, y como güeno lo os, poique pa güeno vino al mundo, y cantando es una alondra; y además de toíto eso, que too se lo merece, poiq ie por ti le ha dao con la punta de los pinrreles á la fortuna. ¿Y cómo y cuándo ha Jecho esa hombrá, que yo no me he enterao? -Poique tú estás en el limbo y no tiées á tu vera más que un pajarraco quo te grazna lo que le conviene; lo que yo te digo es tan verdá como el sol que mos alumbra; Joseíto, por no jaoerte una chana y poique te quiere desde el tobillo al casco, se ha jeoho el lipendi con la nieta del Batatero, Toña la de los Lunares, que daría por lo que tú vas á desechar jasta los ojitos de su cara. Momentos después salía de la habitación el tío Bitoque, y murmuraba Lola con acento sordo y vibrante: -Pos lo que es la de los Limares me las paga, y ¡vaya si le van á salir parmoras aonde yo le ponga los dátiles! II Eran las once de la noche y el ya fresco relente había metido en sus respectivos y mugrientos alcázares á los vecinos que en la estación estival convierten el arroyo de la calle de los Negros en amplísimo dormitorioLola, con el ceño fruncido, escuchaba en su aposento á su parienta, que le decía: -Dejemos sentao que tú á D. Luis le pones papeleta de alquiler, que le echas al gato la güeña suerte; dejemos sentao too eso, y ahora dime qué es lo que vas á jacer tú con tu Joseíto, con ese gurripato que tiée ó debe tener orsiá la campanilla, que ayuna too el año menos el día del Corpus, que el terno que lleva lo tiée pegao á 1 espina con goma laca pa que el viento no se lo quite: dime tú lo que vas á jaoer: ¿vas á alimentarte con suspiros ó con quiebros de talle ó con seguirillas gitanas? -No tóos los tiempos son iguales. i