Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
áltinios de su vida, cuando acompañó á la corte oomü aposontadoi real á la isla de los Faisanes, tod; iVÍa llamó por su elegancia y gallardía la atención do los cortesanos franceses que acudieron á la poética isla del Bidasoa á concertar el enlace de Luis XIV con ¡a infanta de España Maria Teresa. Poco después de sus bodas hizo Velázquez su primor viaje á la corto, do donde regrosó descorazonado y teniendo que traerse á Sevilla el retrato de G- óngora, pintado por encargo de su suegro Faeliojo. Mas conociendo ésto todo el valer de Velázquez, siguió gestionando con sus amigos de la corte, logrando que el ri v mismo le llamara á Palacio. Pacheco vino á Maurid FUANiJlSCO PACHECO, y fué testigo de los crecientes triunfos logrados por su yerno; pas i dos años on el feliz liogar do Velázquez, y con cariño de abuelo vii i oroí- or á las dos hijas le aquél y do doña Juana. Llaoiábaiisc Francisca é Ignacia: aquélla la mayor y UIHS agraciada, que casó en 1634 con el pintor J u a n Bautista del Mazo, discípulo de Velázquez; ésta Ja menor, que debió de morir muy niña, porqiie en la partida do casamiento do su hermana se dico qüo era yd hija única del gran pintor. Acaso la muerte do la hija menor do A elázqucz fué la única pena de un hogar modelo do ellos, como debió do sor el del gran pintor sovillano. Algo y aun mucho do esa felicidad se transparonta en el cuadro de la familia del pintor, que so conserva en la Galería ímp. rial do Viona. y cuya copia no tengo II maní! para poder reproducirla aquí. Es un cua- dro qué por su composición recuei- da el do Las Meninas, y on él aparecen retratados Velázquez y su niuji- r, su hija, su yerno J u a n Bautista del Mazo y los dos nietos- de Velázquez D. Gaspar y D. Baltasar, que, como su padre y su- abuelo, fuerojí empleados en Palacio, protegidos siempre por la corte. Dos detalles realmente conmovedores demuestran la unión de esta familia. El primero es la rapidez con que la esposa do Velázquez siguió al sepulcro á su esposo. Murió el pintor en Madrid el 7 do Agosto de 1660 á consecuencia del colosal trabajo que llevaba consigo su cargo de aposentador rea) unido á la tarea abrumadora de sus pinceles, y ocho días después SUEGRO DE VELÁZQUEZ moría su viuda doña Juana Pacheco, siendo ambos enterrados on la iglesia de San Juan, que so levantaba en la plaza do Oi ionte, y que fué una de tantas iglesias como Cciycron al realizar el rey intrusu los primeros trabajcjs de ensanche de Madrid. El segundo detallo á que me refería es la conducta caballerosa do Juím Bautista de 1 Mazo, que al morir su suegro en descubierto con la casa real, pagó hasta el últiu) o céntimo, deuxostrándo la honradoz de Vclázquez y logrando que se levantase el ombarao do los bienes de la testamentaría, después do demostrar quo el inmortal autor de Los borrachos moría con deudas, pero también con créditos considerables por los gajes y recompensas que so lo habían quedado á deber por efecto de la desastrosa administración do aquella época. LUIS ROYO VILLATsOVA r IGLESIA DE SAN PEDRO, DONDE FOE BAUTIZADO VELÁZQUEZ PILA B. tJTISMAL DE LA IGLESIA DE SAN PEDRO