Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
íl insigne sevillano Francisco Pateco, pintor, literato, hombre erudi 3 Ímo y carácter simpático y afable, quien en cierto modo podrían apli, rae las frases que el romance puso i boca licl padre ilel Cid: Si no vencí reyes inoro? engendré quien los venciera. Pacheco, en efecto, no era un genio 1 las artes rii en la literatura, pero i pi ofundo saber y su acrisolado ion gusto congregaron á su alrede 3 r lo más florido de la Sevilla inteotual de entonces, y de su estudio ilieron para más amplias esferas elázquez y Alonso Cano, entre otros. En aquella espiritual tertulia, doni liioja cantó las ruinas de Itálica y altasar de Alcázar hacia epigramas 5 su gota y do su buen apetito, el ma de artista de Velázquez debió 3 hallarse en su elemento, y se haó sin duda, j a que al par que dediiba toda su admiración al maestro á los poetas sus contertulios, puso i- í if í 4 i? fm f sfsv ¡s Mí. 1- A j irisiioa en ios quince su mujer. Formaban lo que S 3 llama una limla pareja: ella, graoiosísima morena de correcto perfil, tal como lo ha eternizado el pincel de su marido: éste, apuesto y garridomoZ j sin duda, porque mujhos años después, ya én los FEANCI rA VU. IiWOrFZ, PríTJTCRA TUJA DEL PIKTOR