Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
gr pi- tLi (gD aig lL. r, r r EL PALACIO REAL DE MADRID G ALA de Madrid, orgullo de la coronada villa, edificio el más suntuoso de la capital de España, el Palacio Real tiene una historia interesante unida á los sucesos más trascendentales de la historia contemporánea. De Palacio sale el jefe del Estado para abrir el Parlamento donde se forman las leyes que nos rigen, y a Palacio van los ministros á j u r a r sus cargos antes de desempeñar sus importantísimas funciones. Allí se lleva la resolución do las crisis, y de allí sale la decisión que marca los rumbos de la política. El Palacio P e a l de Madrid es muy moderno, pues su construcción comenzó en tiem. po de Felipe V, y no pudo ser habitado hasta el reinado de Carlos III. El Palacio antiguo, el que los reyes de la casa de Austria habitaron, fué destruido por un horroroso incendio la Nochebuena de 1734, y el nieto de Luis XIV, que ocupaba el del Buen Retiro, quiso reconstruir la regia morada, haciéndola todo lo suntuosa que permitían los adelantos de la época. LIam. ó para esto á uno de los arquitectos más notables de aquellos tiempos, el abate mesinés D. Pelipe Jabara, y le dio el encargo de formar los planos. Jabara era indudablemente un hombre entendido, y formó el proyecto tal como se conserva en el Museo de Artillería, y eligió como sitio más conveniente para levantar i el nuevo Alcázar los altos de San Bernardino. i Pero Felipe V mostró tenaz empeño en que el palacio nuevo se levantase en el mismo sitio donde había estado el antiguo, esto es, en lo que sirvió de solar al castillo famoso que alivió el miedo del rey moro; en lo que fué desde el tiempo de don Pedro I de Castilla fortaleza; donde se casó D. Enrique I I I con la infanta doña Catalina; donde D. J u a n I I reunió Cortes; y no hubo más remedio que ceder. -El sitio no es bueno, le decía el abate Jabara al Rey; la cimentación tiene que ser costosísima, y además ya ha habido allí dos catástrofes: el terremoto que destruyó el antiguo Alcázar y el incendio que ha convertido en ruinas el palacio que inauguró si em. perador Carlos V. -No importa, dijo el Rey; allí ha estado el palacio de los reyes de España, y allí juiero que esté el que ha de construirse. Y como cuando e l R e y decía quiero no había más remedio que inclinarse, Jabara nodiflcó sus planos, y el 7 de Abril de 1737 se colocó la primera piedra de la regia norada donde se ha mecido la cuna de D. Alfonso X I I I y donde se levanta el trono lue ocupa bajo la regencia de su augusta madre. El abate Jabara murió antes de comenzar las obras, y él mismo designó al más apto ara emprenderlas, que fué D. J u a n Bautista Sachetti, natural de Turín. Mesonero Romanos ha descrito minuciosamente el regio Alcázar en su interesanteManual de Madrid, publicado en el año 1831, y allí se pueden encontrar todos los detalles relativos á los adornos y pinturas de aquellas suntuosas estancias. Durante el reinado de Carlos III, la vida en el Palacio Real de Madrid fué muy tranquila, no celebrándose íillí más íiostas suntuosas que los besam. Tnos: lo mismO S L A O DE L EscoLT. puodc deciisc dol reinado do Carlos IV, pues los sucosos más trnscendentales deOD D A