Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL CADÁVER EN MADRID Desde las primeras horas do la tarde se hallaban materialmente llenos de gente los alrededores de la estación del Mediodía. El anuncio de la llegada del tren mixto que conducía á esta corte los restos mortales del eximio tribuno despertó tanto interés en el I Kf pueblo de Madrid, que allí se iiabía congregado en masa, sin distinoión. de matices ni clases sociales. El furgón que traía el ataúd entró en el andén á las tres y media en punto. Era esperado por el Presidente del Consejo de Ministros Sr. Silvela, por el Ministro de la G- obernaeión Sr. Dato, y numerosas comisiones do academias, sociedades y centros científicos y literarios. Estaban también varios parientes del finado. -7 Por muchas personas se manifestó el deseo de cargar sobre sus CORONA DEL AYUNTAMIENTO DE MURCIA hombros el féretro. Al fin fué éste conducido por los Sres. Ferrer, Tubau, Núñoz, Morayta, Pulido y cuatro estudiantes de los designados por las Facultades y Escuelas especiales, qiae lo trasladaron á la capilla ardiente improvisada r jXrjí 6! en una de las salas de espera. El clero entonó un solemne responso, y después fué nuevamente cargado el féretro para depositarlo en la carroza fúnebre. A las cuatro se puso en marcha el cortejo con gran dificultad, porque la multitud impedia que siguiese adelante. Todas las calles del tránsito, la Puerta do Atocha é inmediaciones, el Paseo del Botánico y la Carrera de San Jerónimo, estaJban rebosando de público, que se disputaba á brazo partido los LLEGADA DEL TREN PÚMEBRE Á LA ESTACIÓN DEL MEDIODÍA