Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
tenido para Castelar un latido generoso y noble. Cuando llegamos á Valdemóro, el onra del pueblo, sin revestir, con sus hábitos saoerdotiiles de diario, acercóse al furgón, se descubrió con el mismo respeto que si oficiara ante el altar, rezó algunas oraciones y se perdió entre la multitud, que luchaba por subir, satisfaciendo sus instintos de curiosidad. En Aranjuez esperaban algunas comisiones y muchos amigos políticos y particulares del ilustre muerto. Se colocó el furgón á la cabeza del tren para tener más fácil acceso en la estación de Madrid, y emprendimos la última etapa de nuestro viaje. A pesar de hallarse la población de Seseña muy distanto del apeadero del ferrocarril, no faltó por ésto público que acudiese á contemplar el cadáver del esclarecido tribuno, y conforme nos acercábamos á Madrid, era mayor la concurrencia en las estaciones del tránsito. En Ciempozuelos h a b í a m u c h a s personas esperando el paso de la fúnebre comitiva; en Getafe, un grupo numeroso de obreros estuvo orando ante el féretro. Todos se hallaLA Í 0 INTERIOR DKL FURGÓN MORTUORIO F ss r ban descubiertos, formando una escena conmovedora. Al llegar el tren al barrio del Pacífico, formaban parada de honor muchísimas personas, que se descubrían con respeto al paso del cadáver. Ocho días antes había recorrido Castelar el mistao camino, con ánimo, con ilusiones de encontraren la paz del. campo, en las inmediaciones del mar del Mediterráneo, el supremo amor de Castelar, la salud quebrantada y perdida. No ha sido así, y Castelar, cuando se disponía otra vez á luchar por la pureza de unos ideales santos y generosos que siempre defendió, ha muerto, y ha muerto sonriente y tranquilo con un ángel á su cabecera, Encarnación Spottorno, que ha velado sus angustias y sus inquietudes con supremos cuidados, y oyendo á lo lejos el batir de las olas de ese mi. sm. 0 mar que tantas veces cantó en admirables párrafos de sus libros. Desaparece con Castelar la primera figura política nuestra. Tengamos siempre para él una oración en los labios y una flor en su tumba. L. GABALDOK PRESIDENCIA DEL DUELO EK LA ESTACIÓN DE BALSICAS Fotoo ofias Asenjo PffiV X S sfeS P i LLEGADA A ALCÁZAR ASPECTO DE LAÍESTACIÓN DE ARANJUEZ