Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA COMITIVA DE TARTANAS ternacioiíale de París. Eooordando hechos grandes de la vida de Castelar, saltando en nuestra conversación anécdotas interesantes, llegamos á la estación de Balsioas; la vizcondesa de Eoss, que reside en esto pueblo, se. detuvo breves momentos delante del furgón donde estaba el cadáver y depositó sobre el féretro algunas flores, m. andando por su cuenta que se rezara un responso. La gente se agolpó á los pocos instantes para vergel cad. wer, se levantó la tapa y por el cristal del féretro asomó la cara del gran tribuno, con quien la muerte ha sido tan respetuosa, que más que difunto parecía dormir uno de esos sueños reparadores y tranquilos que siguen á las grandes vigilias, á esas noches pasadas en claro eon la inteligencia viva y despierta para el trabajo intelectual. A las cinco y. media de la tarde arranijó el tren y llegamos á Murcia cuando atardecía. El pueblo de Murcia rindió á su diputado sentida manifestación de duelo. Los maceres de su Ayuntamiento subieron al furgón, velando al cadáver hasta Madrid. En todas las estaciones del tránsito, singularmente en las de Chinchilla, Ca- lasparra, Albacete, Alcázar y Aran- j u í z la concurrencia era grande, y se veía en todos un piadoso interés y uña suprema admiración al contemplar los i- estos del gran orador. CONDUCCIÓN DEL CADÁVER AL FURGÓN En muchas estaciones de pueblos poco importantes se veía llegar por el camino anhelantes y sudorosas muchas mujeres que temían marchara el tren sin poder admirar de cerca el furgón y las coronas que pendían de los lados del coche. En Tembleque, una muchacha muy bonita cortó algunas flores del jardín de la estación, hizo con ellas un ramo, atándole con una cinta de su pelo, y lo colocó entre las coronas que cubrían el féretro. Bajó del coche, y allí quedó en el andén viendo con especial interés perderse á lo lej (i s el vagón, hasta quedar borrado en la lejanía del camino. Esta, para mí, ha sido una n o t a l a más tierna y sentida del vi ajé. tributo sincero de un corazón joven que ha RESPONSO EN LA ESTACIÓN DE BALStCAS