Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
c u e n t r a n con un hombro muerto. Todos le animaban exponiéndole Jo beneficioso que para su salud era la estancia on un pueblo tan sano y an una finca tan hermosa. Lo es, en efecto, por todos los estilos la poética mansión de los Sres. de Servet, y en sus estancias se observa confort más rico y más lujoso del que suele advertirse en las quintas de recrep. Verdadero palacio encantado donde todo deseo encuentra inmediata satisfacción, la finca de los señores dé Servet une á los encantos de la soledad campestre todos los medios de que puede disponerse en una gran ciudad, hasta el punto de que en medio de la terrible desgracia que ha sorprendido á los amables anfitriones, nada ha faltado para la perfecta asistencia del enfermo ilusEL Da. FEHRERO Y EL SR. SERVET EN EL VESTÍBULO DE LA CASA tre. Numerosa servidumbre puesta al servicio de la familia del enfermo y de los amigos y periodistas que acudieron á San Pedro del Pinatar cumpliendo deberes penosísimos; continuo movimiento de carruajes que mantuvieron sin cesar la comunicación con Murcia y con la más próxima estación del ferrocarril; los más pequeños detalles atendidos y las más inesperadas contingencias resueltas siempre oon oportunidad, con prontitud, con amabilidad cariñosa de amigos y esplendidez de grandes señores, dejaron gratísimo recuerdo en la memoria de nuestros redactores mientras su rápida, casi momentánea, estancia en el hotel. Castelar había hecho el viaje con ilusiones de niño, con ilusiones de enfermo más bien. Esteban, su fiel criado, dice que on todo el largo viaje desde Madrid á Murcia no echó de ver malestar alguno en su señor, sino más bien la satisfacción que el viaje le producía y su deseo de hallarse cuanto antes en el delicioso hospedaje que se le ofreció. Llevó libros, porque Castelar leía siempre, pero ya no cargaba Esteban con el grueso maletón repleto de obras- sin cortar y. de revistas y folletos de estudio; por el contrario, Castelar, como lectura, favorita, como recreo intelectual, puede decirse llevó únicamente consigo la Historia de los Girondinos, que si no estuviera firmada por Lamartine, bien pudiera estarlo por Cas 1: telar, de cuya pluma parecen haber salido muchos de t 51. í Mív r j los retratos históricos y do las admirables síntesis que esmaltan la deliciosa obra uuMdg en que tan simpática y granfflqi lrat I ¡diosa resulta la. figura do fitt. pyr vrf J. í: I Vergniaiíd. y f i í í ís. i Ai- y Fotografías L. Guirao SALÓN PRÍNCIPAL DEL HOTEL