Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PALACIO DEL BOSQUE, EN LA HAYA EL CONGRESO DE LA PAZ Los diplomátioos europeos llamados á oonvoi- tir el mundo en una balsa do aceite, se hallan reunidos en la Haya para estrujar el ramo de oliva. Al mismo tiempo, todo el protomedioato del continente se reúne en Berlín para acabar de una vez con la tuberculosis. ¡Quién como el género humano el día en que las guerras se acaben, el día en que la tisis se cure! Y, sin embargo, ni los tuberculosos ponen hacia Berlín su oído privilegiado, su oído do tísico, ni los soMados d- ejan de darle betún al correaje para escuchar lo que dicen los diplomáticos de la casa del Bosque Todos los Congresos del mun do son impotentes para dar vigor al pulmón inservible; todos los diplomáticos del orbe no o cuentan con bastante fuerza para arrancar al pobre recluta el fusil que le quema las manos. Y no es que tísicos y soldados hayan perdido la esperanza, porqué esta virtud teologal nunca se pierde; es que unos y otros, despreciando á los señores de la Comisión fían más aquéllos en la ayuda del cielo, y éstos en el socialismo, que á más andar corroe al militarismo de las naciones. Pero si el periodista no hablase más que de aquellas cosas en que tiene fe, los periódicos la mayor parte de los días se i 1. publicarían en blanco. La actualidad m. anda y el periodista obedece; por calvo que sea un asunto, hay que agarrarle de a. los cabellos. Ni hay peligro tampoco en servir á la actualidad, porque í- r- -i ¿á ¿tfiÉfc- -4 S: s j: ella misma se arrepiente y desdice á las pocas horas. Hoy se SALA DE ORANGE, DONDE SE CELEBRAN LAS SESIONES m: M i -ñ