Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
5 ft- ÍV EL SEÑOR DE LOS MILAGROS SUCEDIDO En tradicional capilla de una iglesia gaditana que la devoción cristiana ha realzado á maravilla, la efigie, en retablo hermoso de objetos piadosos lleno, se eleva de un Nazareno obra de escultor famoso. Ante El de noche y de día el pueblo acude á rezar muy seguro de alcanzar lo que con fervor ansia, é innumerables devotos que dicha ó salud lograron, por gratitud adornaron el altar con sus exvotos. Oyó relatar un día ol gitano Curro Fuentes los milagros sorprendentes que aquel Santo Cristo hacía, y aunque mal observador de prácticas religiosas y de enseñanzas piadosas incrédulo pecador, tanto de los portentosí) 6 milagros oyó decir y los hechos repetir á testigos numerosos, que, sintiéndose cristiano, el caso reflexionó, y á probar ífuerte corrió nuestro vividor gitano. Era un tipo original: chato, chindo (1) muy moreno, aficionado á lo ajeno y de malicias costal. Ya de la imagen enfrento, y después de arrodillarse de un golpe y de santiguarse, con voz bronca y balbuciente así empezó: Pare mío, aunque de ti me orvié, pinohárame aquí á tus pié con duoas y arrepentio. Soy un probé desgraciao con hambre muy atrasa, que jarte ya de roda por este mundo ari- astrao, pa viví bien y honrámente y sé presona completa, no quiée más que una peseta tóos los día, diariamente. Una peseta náa má pa mi familia y pa mí te pío. ¿Qué son pa ti veinte perras chicas? Na. Y entre dientes murmurando cual si rezara el muy zorro, á manera de abejorro media hora estuvo z llabandl) (1) Tuerto. 4. v 5. f a