Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
sodios que forman las antigás famosas del Rey Sabio. La Yirgon de la Paloma no tiene tan antigua ni gloriosa tradición: ajena y posterior á la lucha legendaria de moros y cristianos, tiene, sin embargo, una popularidad y un nombre famosos; ni armas, ni banderas, ni joyas y riquezas ha depositado el tiempo sobre la santa imagen, pero nunca faltan flores en su capilla, velas en su altar, exvotos y recuerdos siempre renovados, que dan idea de la devoción del pueblo de Madrid hacia la famosa imagen de los barrios bajos. TSo está en el romancero su leyenda, pero están sus elogios en los cantares del pueblo; la pobre morada de la cigarrera, de la modistilla, del pueblo obrero del viejo Madrid, ostenta en sitio preferente la sencilla estampa de la Virgen de la Soledad, á quien se rinde culto en la calle lo la Paloma, y la música de Barbieri y de Bretón, aquélla en JEl Barberillo de Lavapiés, ésta en La Verbena de la Paloma, dan idea del ambiente popular, gcnuínamente madrileño, en que se desarrolla la dev o c i ó n h a c i a la iniagen milagrosa. Cuenta uno de los cronistas de Madrid qae en un corral perteneciente á las monjas de San Juan de Alcalá sn crió una paloma, que dicen volaba sobre la Virgen de Maravillas cuando la llevaban al convento de su nombre. El suceso se representó en un cuadro que, hallando se abandonado en el corral entre la leña destinada á encender el horno, fué comprado por una devota mujer llamada María Isabel Tintero, que lo adquirió de unos úmm K- iH VISTA ÜXTlillIOll j ti f M m M, i inucfciachos pt) r una mezquina cantidad. La devota madrileña limpió el cuadro, lo colocó en el portal de su casa, y adquiriendo de día en día celebridad milagrosa, so levantó on el siglo pasado la capilla que hoy existe sobro el mismo solar donde fué encontrado el cuadro de la Virgen. A esto se reducen las noticias que da el cronista, pero la historia del sencillo templo de la calle de la Paloma añado que los prodigios obrados por la imagen el siglo pasado rebasaron la esfera popular, llegando á oídos de los reyes Carlos IV y María Luisa, que á la sazón lloraban la dolencia del tierno príncipe Fernando (más tardo Fernando VII) el cual estaba gravemente enfermo del escorbxito. La reina María Luisa ofreció su hijo á la Virgen d é l a Paloma, y como hallase un portentoso alivio, mandó T 5 que desde aquel I momento corriese por cuenta de Palacio el alumbrado de la santa imagen. 3 Crecieron con es to la fama de la Virgen y la dovof ciónpopular, ysiendo insuficiente el local donde oravo, nerada por el barrio, la antedicha mujer Isabel Tintero solicitó del Supremo Consejo de Castilla p e r m i s o que se le concedió, para edificar la capilla que hoy existo, erigida por el arquitecto D. Prancisoo Sánchez, discípulo del famoso D. Ventura Rodríguez. Hasta la muerte de la fundadora, que fué oj emplar, ella fué la administradora do la capilla, cuyo costo ascendió á 600.000 reales vellón, dinero recaudado por la caridad de aquellos devotos. LUIS BERMEje Fotografías Fra zen RETABLO DE LA CAPILLA