Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
capillas, templos y peanas En más de 30.000 pesetas de Andalucía, de esos Crisse ha valuado el famoso tos admirables, de esas manto de la Virgen de la inimitables Dolorosas, cuMacarena, cantidad tanto yos angustiados rostros, más expresiva cuanto que donde el dolor se sublima la hermandad os pobre, sin y diviniza, parecen responembargo de lo cual halló der al sentimiento de la en la fe y en la constancia tierra, melancólico y quede sus devotos cofrades mejumbroso, como se expresa dio de costear tan admiratambién en sus coplas y ble manto, así como las almelodías populares. hajas y preseas con que la La devoción popular por imagen aparece adornada la venerada imagen de la en la noche del Jueves al Macarena se maniflosta con Viernes Santo. todo el fuego meridional, El rumbo de la popular con todas las graciosas hih e r m a n d a d manifiéstase pérboles propias de uno de asimismo en los detalles los barrios más genuinaque á la imagen rodean: mente andaluces do Sevien los floreros y candelalla; la musa del pueblo ha bros, en los fanales y guarinventado en torno de la dabrisas que protegen las Virgen do orida de Roldan luces de la peana, en las todo un folk- lore de saetas y talares vestimentas de los coplas religiosas: su culto nazarenos y en los argenes la explosión de luces y tados arreos de los armacolores con que el entudos, cuyo empleo de capisiasmo popular manifiesta tán ó centurión os comprala simpática fe del cardo á peso de oro por los corEL PASO DE LA VIRGEN bonero tadores de Sevilla, pues el Para contemplar á la imagen en su ambiente propio, cargo significa una respetable cantidad invertida en rodeada de la peculiar devoción de los macarenos, hay la pedrería que esmalta el puño do la espada, en el que mirarla fuera de la parroquia de San Gil, donde refulgente casco, en el manto de grana con ancho se venera habitualmente, y evocarla en medio de la galón y pesados borlones de oro. grandiosa plaza de la Macarena, en uno de esos creCon la luz del día nuevo regresa á su capilla la Virpúsculos primaverales en que regresan á sus parro- gen de la Esperanza, raas antes es objeto de. ovación quias las cofradías de madrugada, nota la más artís- ruidosísima por parte do sus devotos, que llenan la tica é imborrable de la ceanchurosa plaza del Hoslebrada Semana Santa do pital ó de la Macarena. RoSevilla. r. j- y tas las filas, parada la proToda la numerosa hercesión, apiñados y revuelmandad de la Macarena rotos los nazarenos y los ardea entonces á su Patrona mados, un chorro de voz celestial; la luz rojiza do humana entona la primera innumerables cirios lucha saeta: con las cárdenas tintas del En la Galle e la Amargura amanecer; los macarenos, Cristo á sw Madre encontró; no se pudieron Jablá con sus puntiagudos capide sentimiento y doló rotes y sus túnicas y escaOtra voz j u v e n i l intepularios blancos y verdes, xTumpe el religioso silenalternan con los armados, cio de la plaza: vestidos á la usanza conLa Virgen de los Dolores vencional do los soldados detrás del Sepulcro va muy triste y mu- ij dolorosa del pretorio; brotan una mirando por un cristal, tras otra las saetas, mienviendo á su divino Hijo tras los primeros rayos del que lo llevan á enterrar. sol se quiebran en la peY á poco la venerada drería que adorna el pecho imagen entra en la parroy las manos de la Virgen quia entre vivas y hui- ras, de la Esperanza, y sobre gritos y exclamaciones de sus hombros se admira el rientusiasta fervor expresaquísimo manto de terciopedos en frases como ésta: lo verde, cuyo color apenas- ¡Viva la Virgen de la se vislumbra bajo los comE s p e r a n z a que se deja plicados i ealces y niaraviatrás á toas las Víi- genes! llosos adornos de un bordado costoso y riquísimo. LUIS BERMEJO MANTO DE LA IMAGEN