Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
OBEAOioisrEs FEXENUTÍS porque á poco rato vieron venir una reverenda matrona con unas tocas blancas como ia nieve, más largas que sobrepeiiiz de canónigo portugués, piegadas sobre la frente, con su ventosa y con un gran rosario al cuello de cuentas sonadoras, tan grandes como las de Santinuflo, que á. la cintura lo llegaba: manto de sada y lana, guantes blancos y nuevos sin vuelta, y un báculo ó junco de las Indias con su rematé de plata. De la mano izquierda la traía un escudero da los del tiempo de Fernán- González, con su sayo de velludo ya sin vello, su martingala de escarlata, sus borceguíes- bejéranos, capa dafajas, gorra de Milán, con su bonete de aguja, porque era enfermo de vaguidos, y sus guantes peludos, con su tahalí y espada navarrisca. Delante venía su sobrina, moza al parecer de diecioebo años, de rostro mesurado y grave, más aguileno que redondo, los ojos negros, rasgados DIBOJO DB P L i CBEVANTES