Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ACTUALIDAD TAURINA La muerte de Fabrilo No hace mucho moría viotim. a de una espantosa cornada el diostro Julio Aparioi (Fabrilo) Por aquel entonces recuerdo que empezaba como banderillero un hermano suyo, Paco Aparioi. En poco tiempo supo conquistarse n excelente puesto, llevándole su arrojo y sus biienas condiciones de lidiador á ocupar el puesto de su malogrado hermano. En Valencia empezó sus faenas, cosechando muchos y frecuentes aplausos. El donaingo pasado toreaba en unión de otro diestro valenciano. Finito, en la Plaza de Toros de Valencia, donde tenía grandes simpatías. Recuerdan los periódicos que llevaba el mismo traje que su hermano el día de la cogida que le ocasionó la mixerte. Detalle es éste que pueden apuntar á su favor los que son supersticiosos. La cornada fué de tal magnitud, que la muerte era inevitable; según el parte facultativo, medía seis centímetros de extensión por quince de profundidad, habiendo destrozado todos los tejidos blandos é interesado la arteria femoral. La agonía del torero en una obscura y triste enfermería, en tanto allá afuera resuenan todavía los aplausos con que un público premia la destreza de otro lidiador, tiene algo de grande y de artístico. Valencia entera ha rendido al infortunado torero una sentida manifestación de duelo. Fo bg de Garda, Valencia Félix Robert Días pasados reunía ea el Hotel Inglés este simpático toreador k sus; más íntimos amigos y afloionados para; consultarles si debía ó no dejarse el bigote al recibir la alternativa n la. Plaza do Toros de Madrid. T- ja opinión füé, la del desmoche, y al poco tiempo el barbero; má, s próximo concedía la alternativa al popular diostro landés. Llévanle á. laplaiza de. Madrid una sincera y entusiasta afición á. nuestra fiesta nacional, hasta el punto de que no bastándole sus triunfos en plazas francesas, no quiere oonsideríirse como matador de toros sin recibir en nuestra plaza lo que los afloionados llaman suprema investidura; Aunque no tuviera otro mérito qUe su buen deseo y su cortesía hacia con nosotros, eran motivos, niuy suficientes para nuestro aplauso y consideración. Félix Robert; que es un torero ágil y fuerte, lleva seis años ejerciendo do matador de toros, toreando, en el Mediodía de Francia sobre todo, treinta y cuarenta corridas al año; su misma afición al toreo clásico lo llevó á Sevilla, donde ha procurado aprender el manejo de. Ofipay: otras suertes que para ser un perfecto lidiador le faltaban. El público de Madrid ha recibido á Félix Eobert con cortesía y con aplauso. No puede tener queja el diestro francés de la afición madrileña, que le ha concedido la alternativa en un día tan señalado como el 2 do Mayo. Fi. log de Msquiro, Bárdeos