Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
rápida sobre los hierros, tronchando ramas y flores. Con airoso contoneo desemboca por la esquina el mozo xaás pinturero del barrio, el más arrogante, el más juncal y completo, y al llegar cerca de Juana se quita el mozo el sombrero, y con voz que es un arrullo, y una caricia, y un i- uego, le dice: -Una limosnita dome usté, que yo no tengo ya quien me quiera en el mundo. -Yo estoy muy mal de dineros, liermanito; la Alcazaba no me da rentas, ni el perro de San Roque, y vivo sólo del terral, -Si yo no quiero más que lina flor, la que tiene usté, mi prenda, en el pelo, y cuando venga esta noche, que usté se asome corriendo y oiga lo que yo le diga y me diga usté que bueno, pai a que desde esta noche el traje me venga estrecho y me nazcan alelíes en el corazón, y en sueños me besen los- angelitos. -Me parecen muchos besos y mucho el que yo me asomo. -Asómese usté, que tengo llorando gotas do sangre el corazón en el pecho. Déme usté lo que le pido. -Más tarde. ¿Cuándo? -Pues luego, cuando vuelva y j o me asome, si es que me asomo. -Me pego un mal tiro en mala parte si no. Por Dios, caballero, no me dé usté tan mal rato, porque si usté, hiciera eso, qué iba á ser de. mí en el mundo! Mas póngase usté el sombrero, que va á darle un tabardillo. -Yo siempre estoy descubierto delante de la Pasto; ra. -Muchas gi- acias. ¿Conque vuelvo? -Vuelva usté, si ese es su gusto. ¡Pues no lo ha de ser, ¡salero! Puede usté, si no volviera, jurar que Antonio se ha muei- to del gusto de haber hablado con Ja Keina de los cielos. il i II I I. T u- l l l i i l i i- p l l i I del barrio, el más arrogante, el rtiás juncal y completo. AKTÜKO R E Y E S DiBtrjOB DB RTJIZ GüfiRRfiBO