Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LO DE SIEMPR Ni el más pálido celaje empaña el azul del ciólo; es osa hora en q ne todo en estío, bajo el fuego del sol andaluz, dormita y todo fulgura espléndido. Deja Juana la costura y desencorva su ouei po; se aparta con ambas manos de las sienes los cabellos, aúnmásnegrosqueson negras las negras alas del ouei vo, y levantándose airosa, con lánguido movimiento, asoma su faz morena al balcón; ¡cuadro más lleno de luz no he visto en mi vida, y si lo vi no me acuerdo! En el halcón boleado, que más que balcón es templo á Flora, toda la escala, desde el color más intenso al más pálido y suave, bri la en el rico ornamento de flores que lo embellece y lo perfuma: el dompedro y la rosa purpurina; el clavel, amanto regio cantado por el poeta; el jazmín, fragante y terso, vencido rival del nardo; la albahaca, verde incienso del hogar de los humildes; el precioso pensamiento que luce de oro esmaltadas las hojas de terciopelo, y cien más, todas prendidas por el Divino joyero entre sutiles encajes de esmeraldas; y en el centro Juana, la do tez morena j y de ojos grandes y negros, de nariz recta v flexible, rm: y boca que es un secreto de. marfil y de corales: altísimo y- flrme el seno: el talle tan reducido qiie amaga partir el cuerpo; alta, gentil, esplendente, en gracioso desarreglo; al desgaire colocado en los hombrus un pañuelo de seda grana, y vestida con una bata que el tiempo hostiliza y descolora, y entre los rizos del pelo una flor que ya ha perdido sus arrogancias en ellos. ¡Cuánto tarda, cuánto tarda Juana, con borroso acento, murmura; mas pronto brilla en sus ojos un destello de placar; el busto arque k