Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
á sonreír la fortuna. A medida que nuestros ojos, habituados á la luz de fuera, iban descubriendo mayor horizonte en la nave del templo, destacábase cada vez más, junto al presbiterio, la silueta del Presidente del Consejo, que á aquella hora, las nueve de la mañana, escuchaba devotamente su misa de precepto. Le esperam. os á la puerta, y al salir acompañado de su señora y de su hijo, Asenjo obtuvo la primera placa. -Ahora irá á votar, de seguro. Nada de eso. Los tres siguieron por la calle de Alcalá; al llegar á la plaza de la Independencia, les molestamos de nuevo con d objetivo; entraron en el Retiro, y vimos cómo se internaban tranquilamente por la verde espesura Visitamos luego multitud de colegios de varias secciones. Contar peripecias é incidentes es imposible. Necesitaría veinte veces más espacio que el rediicidísimo de que aquí dispongo. Basta con que confesemos nuestro fracaso. Es más fácil dar con el gran elector de Sajonia que con el honrado te ly despreocupado elector madrileño. Este es hoy un tipo puramente fantástico, y denti o de poco sólo vivirá en la imaginación de los poetas y candidatos soñadores. ¿El apetito del público queda sin ser satisfecho? No podemos servirle más platos gráficos que varias instantáneas de políticos, agentes electorales y periodistas, es decir, de los mismos que hacemos las elecciones. Verdaderos Juanes Palomos, solos nos lo guisamos y nos lo comemos: unos pidiendo su voto al elector, otros negando al elector su voto; nosotros, en fin, en tanto que el elector no parece, volviéndonos locos por contar estas cosas á la humanidad indiferente. GABRIEL E ESPAÑA Fotografías Asenjo ¿ADONDE VAMOS AHORA? EL CONDE DE ROMANONES COMENTANDO LA LOCHA y W 5 A QUE NO ESTOY? -E L CONDE DE VILCHES, VOTA