Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
RESURRECCIÓN DE LA HIJA DE JAIRO Delante de la casa de Jairo había xm gran tumulto que anuTicialia la reciente desgracia. Las mujeres, cuyo oficio era llorar en los entierros, se abitaban, elevando los brazos, j con los cabellos en desorden, lamentaban la muerte de la niiia, golpeaban sus manos y lanzaban agudos gritos que se mezclaban al sonido de las flautas y otros instrumentos que era costumbre taiiir en estos casos. Jesús entró en el portal y dijo: ¿Por quéestegentlo y estos llantos? La joven no estámuerta, sinodormida. E hicieron burla de El cuantoshabían presenciado la muerto. Jesús despidió á todos, tomó al padre y á la m a dre de la niña, y con ellos y sus tres discípulos entró en la cámara donde acababa de expirai la hija de JairoJesús se inclinó cariñosámente sobre la muerta, y tomándola de la mano, 1 P dijo: -Levántate. La joven se levantó, echando á andar. Jesús ordenó á los padrea que la dieran de comer, mandándoles al mismo tiempo que nada dijesen de cuanto habían visto. Jesús proliibía con frecuencia la publicación de sus milagros, quizá para acostumbrar á sus discípulos á que ocultasen en su día, y cuanto les fuera posible, el maravilloso poder, á íí n de que se vieran Ubres de peligrosos desvanecimientos. I os Evangelistas que refieren este prodigio realizado por Jesús intercalan en el relato otro de los milagros, cual es la curación de la hemorroisa, que hemos desglosado de la narración para no quitarle unidad.