Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL CRIADO DEL CENTURIÓN E PT S del famoso serSI E món de la montuna, que es acaso la píif ina más hermosa del Evangelio y la más elocuente y expresiva síntesis de la doctrina de Cristo, descendió Jesús de la colina, j regresó íi Caíarnaum, Había en esta ciudad un Centurión ó jefe militar romano al servicio de Heredes Antipas. Por su generosidad y altas prendas, aquel pag- ano se había conquistado las simpatías de los judíos. Uno de los servidores del Centurión, á quien este amaba mucho, se hallaba desahuciado y próximo á la muerte por consecuencia de una parálisis. El Centurión pensó en Jesús. Las curaciones milagrosas que había realizado hasla entonces, inspiraron al romano ciega confianza, mezclada de tan profundo respeto, que no atreviéndose por sf solo á pedirle á Jesús el favor, envió como procuradores suyos ÍLuna comi- sión de ancianos, los jefes de la Sinagoga sin duda. Estos rogaron al Maestro que accediera á la súplica del Centurión, yendo á su casa y devolviendo la salud al criado enfermo y añadieron en apoyo de su solicitud que se trataba de un liombre bueno y amigo de los judíos para quienes había edificado una sinagoga, Jesús accedió al ruego, y en coínpailla de sus discípulos y de los personajes judíos encaminó su paso hacia la casa del Centurión, Este vio el grupo desde su casa, salió al punto á la calle, y al adivinar eiv medio de la comitiva la celestial figura de Jesús, sintió apoderarse de él un hondo sentimiento de veneración y de fe-