Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LAS BODAS DE CANA sualmente; antes bien, con luz divina conoció que era tiempo oportuno de manilestarse el poder divino de su Hijo santísimo, María comprendió el misterio de la respuesta, y dirigiéndose á los sirvientes, les dijo: -Haced lo que 61 os dirá. Había en la estancia seishidrias ó grandes vasijas de piedra destinadas á contener el agua para las purificaciones de los judíos. Jesús se dirigió á los criados, que aguardaban sus órdenes, y les dijo: Llenad de agua aquellas hidrias. Una tras otra llenaron hasta los bordes las seis, cada una de las cuales tenía una medida de dos ó tres cíintaras. Dijoles después Jesús que sacaran del líquido en un vaso v lo llevaran al Architriclinio, que era el principal en la mesa y ocupaba la cabecera de ella, por ser uno de los sacerdotes de la Ley. Cuando los sirvientes cumplieron este último mandato de Jesús, el agua recién echada en las hidrias quedó transformada en vino tan riquísimo, que el personaje íi quien fueron ofrecida? las primicias, llamó al novio y le dijo: -Cualquier h o m b r e cuerdo pone primero el mejor vino para los convidados, y cuando ya estún satisfechos, pone lo peor; pero tú lo has hecho al revés, que guardaste lo más generoso para lo último de la comida. Hecho público el primer milagro clarado por Jesús, manifestóse su gloria, y los primeros discípulos se aíirmaroii más en su fe.