Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
En las primeras horas de la mañana del día 20 del actual falleció en esta corte, tras grave dolencia s o p o r t a d a con e j e m p l a r retignacíón, el acaudalado banquero señor marqués de Casa Jimé nez, una de las figuras de mayor relieve y prestigio en los círculos financieros, generoso filántropo cuya muerte llorarán muchos menesterosos. El excelentísimo Sr. D. Carlos Jiménez Gotall Hudson y de la Mata era nataral de Cádiz, donde nació el 4 de Noviembre de 1812. Aunque empezó á cursar la carrera de Medicina, atraído por sus aficiones rentísticas, muy Joven se trasladó á Gibraltar, donde no tardó en ponerse al frente de la casa de comercio de los Síes. Zulueta. Desde allí pasó á esta corte en 1845, dedicándose exclusivamente á los negocios, hasta que en 1867, tomando parte en la política, ocupó un asiento en la Cámara ppular, representando un distrito de Galicia. Afiliado más tarde al partido conservador, el año 1876 fué agraciado por D. Alfonso XII con el titulo de marqués de Casa Jiménez, y en 1895 le nombró el Sr. Cánovas del Castillo senador vi! a icio. Era grande su autoridad en cuestiones de Hacienda, y sus advertencias y consejos en estos asuntos fueron siempre solicitados y acatados con gratitud y respeto. Fué uno de los colaboradores de Bchegaray en la obra previsora de suprimir los bancos regionales creando el Banco Nacional de España, y más posteriormente se debió á su iniciativa el arrendamiento de los tabacos. En Cádiz, en Madrid y en Zaragoza, por donde fué senador muehós años, quedarán eternos recuerdos de su filantropía y caridad inagotables. Uno de los números más simpáticos del programa de festejos del Pilar era la comida á los pobres pagada por el marqués de Casa Jiménez, quien distribuía además grandes cantidades por medio de bonos en metálico y en especie. Una de las mejores calles del ensanche zaragozano lleva el nombre del ilustre marqués. A su generosidad y filantropía débese en esta corte la fundación del Asilo de Santa Cruz y la Escuela de Rtsíorma establecida en Oarabanchel bajo la advocación de Santa Rita. El marqués de Casa Jiménez era viudo y deja varios hijos, el mayor de loa cuales, nuestro querido amigo el vizconde de Torre- Almiranta, es quien hereda el título tan noblemente honrado por su fundador. Fotog. del Vizconde de Turre Almiranta