Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Oríatus, pintor neerlandés de la escuela de los Van Eyck. Forma parte de nii retablo de cnatro compartimentos, nno de los cuales ocupa este asunto, y los otros treg la Visitación, el Nacimiento de Cristo y la Adoración de los Eayes. Cada aennto pictórico está encerrado bajo un aireo arquitectónico de medio punto, exornado con estatuillas alu sivás al misterio representado. El tercer cuadro es debido al originalísimo, pincel de Domenico Theotocopuli, más conocido por el nombre del 0 reco, autor de quién tantas maravillas se conservan en él Mtiséb del Piado y en las iglesias tole danas. El asunto está tratado con el estilo especial de este autor, imposible de confundir con otro alguno. El arcángel se pre; senta á María sobre una nube y revestido con una dalmática amarilla. En lo alto del aposento aparece un grupo de ángeles en un rompimiento de gloria. El último cuadro es de seguro él más conocido del lector, como obra que es del inmortal Murillo, el más popular y famoso de nuestros pintores clásicos. T r a j e r o n de Sevilla este lienzo Felipe V y su esposa doña Isabel en 112 Q, y antes de pasar al Museo del Prado figuró en la colección de aqne- D. GEECO. 15481626 lia reina en el Palacio de San Ildefonso, y luego en la de Carlos i n ién el mismo Palacio. D. Pedro de Madrazo, en eu Catálogo histórico, deBctihe de este modo el famoso cuadro de Murillo: íKepresóntase el sagrado misterio eu la habitación de María, donde aparece ésta l l e n a de gracia, en actitud devota, arrodillada, con las manos cruzadas sobre el pecho, junto á un bufetíllo cubierto con un paño, donde es- taba leyendo y haciendo oraciónj después de haber dejado la labor en uñ canastillo, colocado con oportonidad en primer término. El arcángel, gallardo mancebo alado, con la rodilla derecha en tierra, expone á la elegida su embajada, sefialandó con la ntano izquierda al Espíritu Santo, que está en lo alto en forma de paloma, y por cuyo poder y virtud ha de realizarse el adorable misterio de la Encamación. l E n r i q u e c é n la composición tres grupos de diecisiete ángeles nifiós, formando bellísimos contrastes sus actitudes, y expresando afectos de admiración y complacencia Corresponde este lienzo á la mejor época de Murillo, y es uno de los cuadros que con más justicia nos envidian los museos del extranjero. L. B.