Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL DERECHO DEL PATALEO T- Adversus hostem lelerna auctorUas esto. DK I. AS DOCE TABLAS ¿áL qné discursos, juntas y asambleas, programas y promesas de reformas? Esto está visto ya; jni á latigazos sacude el pueblo su letal modorra I Botos ve sus gloriosos estandartes, rendidas sin luchar mira sus tropas, y hundido y quieto en su sopor imbécil es del mundo irrisión, escarnio y mofa. Ni un insulto al cobarde que ha vencido buscando la ocasión entre las sombras, ni un grito de protesta contra el lobo que acomete á traición, y mata y roba ¿Y ésta es la raza altiva y testaruda que nunca á nadie se humilló sin gloria, y al igual del acero toledano, podrá romperse, pero no se dobla? Más parece manada de borregos tumbada cara al sol, á la bartola, y aguantando impertérrita los golpes del cayado y las piedras de la honda. Se debe perdonar al enemigo cuando sobre él se obtiene la victoria; pero es humano odiarle eternamente cuando en pelea desigual derrota. Por temor á las burlas de los necios, que en la vergüenza nacional se gozan, nadie h bla del desquite... (Oh 1 ¡el desquitel (quimera cursi! fantasía tonta! DIBUJO DE E S T E V A N Y, sin embargo, síi Venga ó no venga, predomine esa idea sobre todas! Que fué la ofensa tan brutal, tan grande, que olvidarla envilece y abochorna. Guardemos el rencor dentro del pecho, siempre implacable, y encendido corra á través de los hombres y los siglos de unas generaciones á las otras. Regenerar la patria! Santo y bueno; pero no, como dicen los idiotas, para enviar naranjas á Inglaterra y pafios de Tarrasa á Patagonia, sino para afilar calladamente de las espadas las brillantes hojas, y vengar el ultraje á la bandera, que pide sangre, destrozada y rota. Cultivemos á un tiempo, si se puede, viñedos y fusiles, trigo y bombas, para alzamos un dia poderosos con abundante provisión de pólvora, y decir á esa raza de ladrones que ha manchado de tizne nuestra historia: -Inerme y pobre y débil me venciste; ya soy igual á ti. Vénceme ahora! ¿Que esto es rabia infantil? Enhorabuena; la prefiero á esa calina vergonzosa. ¿Será baladronada? Quién ló duda! Pero es de nuestra sangre. Es espafiola. SiNESio DELGADO