Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
i I i! MIDO 11II SIM D O L O R E S S U C R E es ecuatoriana, porque en el noble país de usted nació; pero es también venezolana, porque el nombre preclaro que ella lleva fué de allí, de mi país al de usted, á hacerse aún más glorioso. Por fortuna, ni usted, que con honra y gala ofreció no há mucho á la contemplación de los hispano- americanos la efigie de poetisa tan distinguida de nuestra raza, ni yo, habremos de reñir para asignarla nuestra respectiva n a c i o n a l i d a d i porque D O L O R E S S U C R E se ha conquistado otra más amplia. Ella es americana. Su talento la ha ensanchado la patria, la cual termina en las fronteras de nuestra hermosa habla, allí donde deja de penetrar en las almas nuestra seductora poesía. E n las de D O L O R E S SUC R E yo admiro tanto lo que ella dice, como lo que se deja en el fonlíueva York, 1898 ÜL I do de su alma, cual flor oculta cuyo aroma trasciende. Su ingenio vuela, cuidando de no estrellarse ceñtra ios muros de preocupaciones con que en nuestra América hemos aprisionado el espíritu de la mujer. Tiene esta poetisa energías bastantes para salvarlos con raudo vuelo, pero se las guarda con reticentes protestas que tienen toda su elocuencia para los que saben leer en los refrenamientos de las grandes fuerzas intelectuales. Como su ilustre tío, pelea DOLORES S U C R E su Ayacucho entre barreras opresoras. Y sin embargo, hay en el verso de esta mujer, como en la palabra de combate de aquel inmortal, vibraciones de triunfo entrevisto y cierto. Yo admiro y venero á la prestigiosa poetisa del Guayas. L a admiro por su eximio talento, y la venero por su gran virtud. N BoLET PERAZA