Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
oual el arte, antigaamente prisionero en el salón del procer ó en el claustro del convento, ha salido á respirar el aire de la calle, Como en la Redacción de BLÍNCO Y NKGBO los días dedicados á la confección del número ni se escriba ni se dibuja, la conversación es constante en aquella sala, y antes qvie el número impreso, se cierra en torno de la mesa de Eedacción el número hablado. El director hace sus encargos ó recuerda á los pfemiosps los que apteriormente les encomendó; uno expone una idea, otro calcula el tamaño que han de tener los monos que ilustren tal artículo; se proyectan novedades para el próximo número, se interrumpe la confección para hablar deV último estreno, y después de alabar ua dibujo que está muy apytado ó un cuento interesante, aún hay tiempo y humor para hablar á lo i solteros de sus novias, para hacer política y para comentar el suceso de la calle. Luego se vuelve al número, proyectando siempre que sea mejor que el anterior, y unas veces se acierta yjDtras no se logra tan satisfactorio resul tado, pero nunca es por falta de buena voluntad. Al anochecer es cuando presenta la Eedacción aspecto más animado. A ella llegan Méndez Bringa, tan correcta mente vestido como deben sofiar que van sus novios las Feñoritas qne él dibuja; Huertas, más silencioso que un moro cordobés, mirándolo todo con ojos que todo lo quieren retratar; Xaudaró, con un ramo de flores en el ojal de la americana y trescientos monos recién salidos de su habilísima mano; el originalísimo Arija; Pía, laureado en tantos certámene? Estevan, á quien, como á Garnot, podría llamársele el organizador de la victoria; Cilla, el fecundo é ingenioso caricaturista; Blanco Coris, periodista del lápiz; Hojas, que ha inventada la caricatura de la escena... una brillantísima falange de artistas, y mis compañeros Eoyo, que en cuanto llega á la Eedacción ya tiene algo que escribir y rnucho que tirarse del bigote; Gabaldón, siempre acó sado por la actualidad teatral, y España, que llega presuroso de confesar á a gún hombre público. Reunidos en ella y presentes el director Sr. Lúea de Tena, el Sr. Romea (D. Luis) encargado de la confección artística; el secretario LA BIBLIOTKCA de la dirección Sr. Campo Moreno y el Sr. Larrocha, inteligentísimo bibliotecario de la casa, comienzan, como antes- indiqué, las conversaciones del número hablado que preceden á la confección del número escrito. Se estudian las actualidades, se marcan nuevos rumbos á las ilustraciones, se discuten los temas literarios ó políticos, y se pasan dulcemente las horas en una Eedacción en que se habla de todo y se piensa siempre, mirando á la cultura europea, en el adelanto del periódico y en los medios de procurar á los lectores de éste solaz mayor y mayores goces artísticos. Adornan las paredes de la sala de Redacción originales bellamente combinados de las más hermosas ilustraciones publicadas por BLANCO Y NKGBO, y en el frontis del salón un calendario de pared cuyo bloque está sujeto á una fidelísima copia de la primera portada que publicó el semanario, parece advertir á los redactores y dibujantes de éste que el tiempo no pasa en balde, que es necesario satisfacer los deseos del público, que siempre pide más MásI I más! como el protagonista de la dolora de Campoamor. Pues bien, hoy podemos ofrecerle una casa más Mañana quién sabel De todos modos, desde el director hasta yo, que soy el último de los redactores de BLANCO Y NKGEO, prometemos no t desoír las advertencias de nuestro calendario de pared, el cual, como si sus clamores no fueran bastante elocuentes, está debajo de un reloj. El tiempo avanza rápido en aquella pared frontera de la Eedacción. Ya que no podarnos adelantarnos á sus pasos veloces, ¡avancemos con él! JOSÉ D E R O U E E PKRPACHO DEL EED ACTO- B- JEFK