Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
í Todavía no han terminado su tarea los encuadernadores. Acabado el plegad n cosido y cortado de todos los ejemplares, empieza su distribución y reparto coi intervención de los empleados administrativos. Los ejemplares ¿sáí para afuera son atados en paquetes de todos los tamaños, según 1 último pedido de los corresponsales; los ejemplares sueltos ftK para suscriptores de provincias, son encerrados en cartuchos ad hoc; el servicio para los suscriptores de Madrid es entregado á los repartidores, y la venta de Madrid al capataz para su reparto entre los vendedores, ya fijos en los cafés y kioscos, ya ambulantes por todos los barrios de la capital. Es aquéllo como el equipaje que BLANCO Y NEGEO arregla para su vis je semanal por toda España. Obreros y empleados ligan con faenes bramantes os paquetes tfiiera de valija aquí se caentan los ejemplares, allá se pegan las etiquetas de dirección, que llevan impresas todas las anotaciones postales para facilitar en lo posible el trabajo de Correos; en la MÁQTJIIIA DK P L E G A R otra mesa se pesan y franquean los paquetes, clasiücándolos por líneas. Los carros hacen repetidos viajes llevando paquetes al correo, y este afanoso trasiego de viaje ó de mudanza dura desde el viernes, en que salen ios primeros envíos para las provincias más apartadas, hasta el domingo, qUe se despacha el correo de América. Por último, cuando los chicos á todo correr pregonan el periódico en las primeras horas de la tarde del sábado, comienza el sosiego, ligeiro sosiego de veinticuatro horas, en la casa de BLAKCO Y NBGEO; cesa el movimiento de las máquirtas de imprimir, de coser y de plegar; despéjanse de papel los grandes locales de la imprenta y de la encuademación, y del BLANCO Y ISEGEO sólo quedan en su propia casa los pliegos malos barridos por la escoba y las tirillas de papel que acaba de escupir la guillotina. LUIS ROYO VILLANOVA PKBB- OBADOEA Y GUILLOTINA DIBUJOS DE BLANCO COEIS Y HUEETAS r- f í V J I, iíl i -í iV.